MIS HUMILDES CONSEJOS PARA EMBARAZADAS

Low angle view of lovely beautiful serious minded pregnant curly-haired mom in casual wear sitting on sofa, couch, divan, working remotely, chatting, watching presentation, white light interior room

El otro día me pasaron un artículo sobre como evitar las estrías del embarazo -luego os pongo el enlace- y no supe si morirme de risa o ponerme a llorar como la mismísima María Magdalena pero más… y es que mis estrías -no tengo demasiadas pero tengo- están a puntito de cumplir la mayoría de edad.

Es decir que el artículo en cuestión a mí no me va a resultar demasiado útil pero quizás a algunas de las que llegáis hasta aquí os pueda venir bien junto con algunos de los consejos os voy a dar ahora y que son fruto de la experiencia: yo no los hice y así me fue…

Servidora tiene cierta tendencia a coger kilitos que es algo que obsesiona a muchas embarazadas que lo hacen fenomenal: comen sano y engordan lo justo de tal forma que, tras el parto, se ponen estupendas en un pispás.

Justo lo que yo no hice: a mí me gusta tanto comer que decidí que estar embarazada era la excusa perfecta para ponerme las botas y engordar sin sentirme culpable. ¡Qué error, Señor, qué error! Catorce años está a punto de cumplir mi benjamín y yo todavía no me he terminado de recuperar de su embarazo…

No solo por el tema de las estrías, que también, estar bien hidratadas es fundamental para los bebés y las madres.

Yo no acabé de pillar bien la idea y mi “hidratación” fue a base de Coca-Cola Light. Eso sí, sin cafeína. Una adicción de la que, dicho sea de paso, tampoco me he recuperado todavía.

Otro de los consejos que yo no me apliqué fue el de la conveniencia de realizar algo de ejercicio físico. Con moderación, eso sí, no os vayáis a hacer escalada en el hielo que la liamos.

Como yo no hice ejercicio ni antes ni durante el embarazo, decidí, una vez tuve a mis tres hijos bien encaminados -es decir, escolarizados- dedicarme al noble arte del deporte y me apunté a clases de pádel. Otro craso error -de los que mi vida está llena- y es que a mí el pádel no me ha servido para perder ni un solo gramo. Es más, he conocido a tanta gente jugando al pádel que mi agenda de los próximos días es cena con “las de los martes”, multi-pistas y comida con “las de el Gallinero -uno de mis grupos de WhatsApp”- y picoteo con las de las clases de los viernes. Todo esto unido a que llevo más de año y medio sin fumar hace que mi indice de masa -yo digo grasa- corporal se haya salido del gráfico.

Pienso, y perdonad mi falta de humildad, que mis consejos, basados en la “anti-experiencia” son buenísimos y éste último que os voy a dar es mejor todavía: echad un vistazo no solo al artículo sobre la prevención de las estrías sino a toda la web de FUNDACIÓN CON SALUD porque hay un montón de buenísimas recomendaciones de salud y belleza para todos: las embarazadas, las no embarazadas, las menopáusicas, las post-menopáusicas y para ellos que también necesitan cuidarse un poquito, ¿no os parece?

Nos vemos en el próximo post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad