REFLEXIONES EN TORNO A LOS DISFRACES NAVIDEÑOS

Nunca es tarde si la dicha es buena.

Hace semanas que tenía pensado hablar del “conflictivo” tema de los disfraces infantiles de Navidad pero, entre unas cosas y otras, llegamos un poquito tarde.

No pasa nada -me digo a mí misma-, esto lo escribo hoy y ya, si me acuerdo -que no me acordaré-, lo recordaré el año que viene.

Me pongo a hablar ahora de disfraces navideños porque he estado ordenando fotos de hace unos cuantos años -cuando mis niños todavía lo eran- y me he dado cuenta de lo importante que es comprar disfraz adecuado a tiempo y no dejarlo todo para última hora.

Viendo las fotos también he sido consciente de que el tiempo que se emplea en organizar el disfraz de los hijos es inversamente proporcional al número de hijos que se tiene. Quiero decir, cuando mi hija mayor -que precisamente hoy cumple 18 años- era hija única, su primer disfraz de “pastorcita” fue una auténtica obra de arte cosido artesanalmente entre su madre -10%- y su abuela -90%-.

La última vez que mi benjamín tuvo que ir disfrazado de ángel al colegio fue disfrazado de “ángela”.

Y diréis, “María, los ángeles no tienen sexo”. Pues eso creía yo hasta que llegué la última a por el disfraz de ángel y me dijeron que ya solo quedaba el de “ángela”. Menos mal que mi hijo era lo suficientemente pequeño e inocente -digo inocente que no tonto- y siempre creyó que era todo un “ángel de pelo en pecho”.

El otro día os hablaba de los cambios en la moda premamá. Pues me he dado cuenta de que en la moda en los disfraces también ha cambiado. Por los anuncios de la tele y por las fotos que me llegan de amigas que todavía tienen niños pequeños, he llegado a la conclusión de que el disfraz de moda este año es el de elfo.

En fin, todas estas tonterías se me iban ocurriendo mientras iba ordenado -con alguna lagrimilla en el ojo- las fotos de mis niños cuando todavía lo eran.

Independientemente de todo esto, si estáis pensando disfrazaros de Papa Noel o de Rey Baltasar en los próximos días, por favor, currároslo un poquito que luego se nota… Os digo esto porque he encontrado esta foto en Internet y tenía que inventarme una excusa para ponerla.

Creo que por hoy esto es todo. Os deseo un feliz día y me voy a celebrar la mayoría de edad de mi primogénita.

Un beso y nos vemos en el próximo post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad