LAS MARCAS QUE NO DEBES PERDERTE PARA VESTIR A TU TEEN -2ª PARTE-

Una semana, ni más ni menos, es lo que he tardado en conseguir escribir este segundo post sobre mis firmas de moda preferidas para vestir a las adorables adolescentes. Una de las razones de esta demora es, sin duda, el estupendo puente del que he disfrutado en el País Vasco-Francés pero también es, y entro ya de lleno en nuestro tema de estudio, el hecho de tener tres hijos en cada una de las etapas de la adolescencia de las que hablábamos el otro día. Os lo explico.

Una de las grandes falacias de este mundo es creer que los niños pequeños quitan más tiempo a sus madres que los que ya son más mayores. Ni recuerdo las veces que me dijeron a mí, en mis momentos de desesperación, “tranquila, crecen enseguida y volverás a tener tiempo para ti”. ¡Mentira! Ahora es mucho peor y lo vais a entender enseguida.

Ejemplo 1. Cuando tu niño de 2 años está acabando con tu paciencia tocando la trompetita naranja del chino que le ha regalado tu cuñada -que, por cierto, lo ha hecho con toda la mala intención del mundo porque no te quiere nada-, tú coges la trompetita, la dejas en la parte de arriba de la estantería del salón y aquí paz y después, gloria.

Cuando tu hijo adolescente de 1.80 metros está todo el santo día perdiendo el tiempo con el móvil -que, por cierto, le has comprado tú misma que debes quererte incluso menos que tu cuñada- dejar el teléfono en la estantería no sirve de nada pues tu hijo no tiene ni que alargar la mano, solo necesita levantarse del sillón -eso sí que le va a costar- y cogerlo. La opción lógica, a priori porque a posteriori no lo es tanto- es coger el dichoso smartphone y esconderlo. El problema viene cuando el adolescente ha cumplido con todos los requisitos -estudio, ducha, recogida de habitación, etc.- que tú le has exigido para recuperarlo. ¡Ay, amiga! Se te olvidó que fuiste una madre tardía y que, a estas alturas de la vida, tu memoria no funciona como antaño: No tienes ni “puñetera” idea de donde has dejado el teléfono y vas a necesitar más de media hora para encontrarlo.

Creedme, algún día añoraréis la trompetita naranja.

Ejemplo 2. Tu hijo pequeño llega del cole cabizbajo  porque no entiende el complicado problema que le ha puesto la señorita Mari Carmen: Pedro tiene 5 caramelos. Le da 3 a su amigo Juan. ¿Cuántos caramelos le quedan a Pedro? 2 minutos, ni uno más, vas a tardar en conseguir que tu hijo, con ejemplo práctico y todo, consiga resolver el enigma. Él contento y tú más: no solo has conseguido ayudar al niño sino que, encima, está convencido de que su madre es la más lista del mundo-mundial. Chute de autoestima de los buenos.

Avanzamos en el tiempo y llega tu hijo, el que está a punto de entrar en la Baja Adolescencia si es que no lo ha hecho ya, y te dice que no entiende el problema de “mates”. Yo te ayudo cariño, le dices con una ingenuidad de la que deberías ir empezando a carecer, y te empiezas a leer el problema sobre linces ibéricos de los que, parece ser, al año nacen un 5% más que el año anterior pero que, desgraciadamente, mueren por caza ilegal un 12% menos cada tres años, en el año 2014 había un 3% más que en 2015 -que no sé cuantos había- y quiere que yo diga que tanto por ciento más -o menos- de linces ibéricos habrá en 2017 con respecto a 2007. Después de una hora de auténtico quebradero de cabeza el señor que vive en mi casa y es el padre de mis hijos -que llega de trabajar justo a tiempo para dejar claro al niño que la ignorante no es solo su madre- y yo misma decidimos que lo mejor va a ser organizar una excursión el fin de semana e ir a contarlos personalmente.

Creedme, añoraréis a la señorita Mari Carmen y sus problemas sobre caramelos.

¿Entendéis por qué he tardado ¡una semana! en preparar este post?

Allá va una segunda tanda de las firmas que me gustan para vestir a las adolescentes. ¡A saber cuando consigo enseñaros las que faltan!

Empiezo por una de mis imprescindibles. Desde que nació CUL DE SAC no ha habido una sola temporada en la que mi hija no haya llevado alguna de sus prendas. Lo buen de Cul de Sac es que tienen dos líneas, una para las niñas que entran en la adolescencia y otra para las que ya están de lleno en ella o están a punto de salir. Alguna amiga mía, que no tiene tantos kilos como yo, también se pone su ropa.

cul de sac

Uno se mis últimos descubrimientos “instagrameros” es TEEN TEEN. Echad un vistazo porque os gustará:

El Corte Inglés -que no tiene un pelo de tonto- ha creado una sección específica para teens, The Teens Store, y en ella podéis encontrar BELLE&REBEL que es la marca propia que han creado para adolescentes y que tiene, por cierto, cosas muy monas:

belle&rebel el corte ingles

La última por hoy es OSAMORE. Si venís a los mercadillos de Compritas la conoceréis. Tiene mucho para niñas y niños pequeños pero, desde hace algún tiempo, también tiene colección para adolescentes.

osamore moda infantil

Bueno, pues si en los próximos días no tengo que buscar móviles ni contar linces ibéricos, prometo mi último post sobre firmas de moda juvenil antes de que termine el mes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *