BALANCES Y FELICITACIONES NAVIDEÑOS

No os lo vais a creer pero cuando hace un año recibí esta foto que me hicieron en un evento navideño de 2014 supe que con ella os felicitaría esta Navidad.

Durante el año que la foto ha estado guardada en mi ordenador han pasado muchas cosas buenas y otras no tanto. Ya sé que falta una semana para que acabe el año 2015 pero yo ya he hecho mi balance. Ahora solo falta que FACEBOOK me haga mi resumen.

Para mí este año 2015 ha sido muy importante porque ha sido el año de mi madurez. Sí, a mis “cuarentayalgunosmuchos” por fin he madurado profesional y personalmente. Y no penséis que soy un caso raro, tengo alguna amiga que está en mi misma situación o peor porque a mí me da la impresión de que todavía le falta una buena temporada para llegar a mi nivel.

Mi madurez personal es consecuencia de mi madurez profesional. En este sentido tengo que decir que el 2015 ha sido año estupendo y no solo porque Compritas haya mejorado en todos los sentidos -seguidores, visitas, estética -es cuando más mono ha estado, ¿verdad?-, etc.- sino porque éste es el año en el que me he dado cuenta de que las apariencias engañan, de que no es oro todo lo que reluce, de que no te puedes creer todo lo que oyes o ves y de que solo te puedes fiar de tu padre -a mí la expresión “no te puedes fiar ni de tu padre” nunca me ha gustado nada-. O, dicho de otra manera: María “Compritas” por fin ha perdido la inocencia. Y, ojo, estoy encantada.

Con estos ojos que, a pesar de la miopía y la creciente presbicia, lo ven todo más claro encaro el año 2016 con muchísimo entusiasmo y con pocos propósitos. Esto último es un signo más de mi reciente madurez: ¿para qué tener tanto propósito si luego no cumples ni la mitad? Vamos a empezar a ser realistas.

Mi propósito, que afronto con gran entusiasmo y nuevo ordenador, es seguir igual pero mejor y un poquito más: seguir creciendo con COMPRITAS -mi querido blog de moda infantil y de varias cosas más-; disfrutar, como ya lo estoy haciendo, con mi blog de primera comunión, LA COMUNIÓN DE MARÍA que, por otra parte, es una monada; dar, junto con mi amiga Ali, el empujón definitivo a COLMEKIDS y; retomar algunos de mis vicios que son, por este orden, jugar al pádel y escribir sobre “trapillos” padeleros en MODA Y PÁDEL. Y a esto le sumamos el “poquito más” en forma de algún nuevo proyecto del que os iré informando.

Hechos el balance y los propósitos solo me queda pasar a los agradecimientos que, como siempre son muchos y muy merecidos.

Lo primero, para que no se me olvide, muchas gracias a todas las firmas de moda infantil, agencias de comunicación, lectoras y alguna que otra compañera que estos días me han hecho llegar sus felicitaciones navideñas. Una falta de organización -que está en vías de ser subsanada como parte de ese propósito que os he comentado antes: “seguir igual pero mejor”- impide que os responda pero recibid por aquí mis mejores deseos para estos días.

En segundo lugar y siendo lo más importante, muchas gracias de corazón -corazón ya maduro- a todas vosotras, a las que seguís viniendo a Compritas y a las que seguís mis informaciones y “desinformaciones” a través de las redes sociales. Un GRACIAS GIGANTE a las que siempre estáis ahí con vuestros “likes” y vuestros comentarios que son, uno por uno, un chute de energía.

Gracias, por supuesto, a todas las firmas y tiendas de moda infantil y de otras cosas que han confiado en Compritas para dar a conocer sus firmas, sus productos, sus servicios, sus promociones o sus eventos. Para mí ha sido un gustazo colaborar con cada una de vosotras y sé -no me preguntéis cómo pero lo sé- que para vosotras también. Cuando una disfruta con lo que hace, tiene un poquito de sentido del humor y lo de las relaciones públicas lo lleva en vena, es muy difícil no trabajar a gusto con otras personas.

No lo leerá y no se enterará pero gracias eternas a mi querido Hugo quien, además de ser mi terapeuta virtual, es el especialista en digestivo de Compritas pues es el que se encarga de sus tripas y siempre con buena voz. No puedo decir buena cara porque nunca le veo, ni siquiera por Skype porque es un fanático del “compartir pantalla” y lo del “cara a cara” no va con él. No sé si yo lo lograré alguna vez pero él y su equipo sí están en su “way to success

Y, como no, gracias a la “Compritas Family”: al señor que vive en mi casa y es el padre de mis hijos -¿os acordáis?-; a mi hija que era pre-adolescente el año pasado y entrará en el 2016 siendo una adolescente de libro; a mi “medianín” que ha ocupado el puesto dejado por su hermana y es un “pre-adolescente” de pleno derecho y, por último, al enano de la familia, El Mindu, quien a lo largo de este año 2015 ha dado muestras de ser, con creces, el más maduro y responsable de la familia superando a su madre que ha llegado a esta fase de su vida -como os he contado al principio de este post- antes de ayer.

FELIZ, FELIZ, FELIZ NAVIDAD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *