HACEMOS LA CRÍTICA DE “DEL REVÉS ” DE DISNEY – PIXAR

El martes, los Compritas Boys y yo acudimos, invitados por VENTE PRIVEE al estreno de la nueva película de Disney y Pixar, Del Revés – Inside Out

A la salida, ante la euforia de mis retoños -a quien la película les gustó mucho- tuve una de esas ideas geniales que solo se te ocurren una o dos veces en la vida: les dije a los niños algo así como que “la marca -por Ventepriveé- nos ha invitado pero a cambio “EXIGEN” que hagamos una crítica de la película”. Esto, evidentemente, no es cierto pero es una de las muchas estrategias que me veo obligada a poner en práctica para que a los niños no se les olvide escribir o multiplicar durante el verano y para que, no os voy a engañar, me dejen tranquilita un rato.

El deber se lo tomaron en serio durante, por lo menos, cinco minutos: el tiempo que cada uno tardó en escribir su “crítica”.

La de El Mindu reza lo siguiente:

La película me ha parecido divertida y un poco triste. Está hecha para niños pero también han pensado en adultos. Hay cosas que no entienden los pequeños pero los adultos sí y hay cosas que no entienden los adultos pero sí los niños. (La negrita es mía porque me fascina que sea capaz de creerse eso que dice)

La gente se puede creer la película. Yo estoy a puntito de creérmelo porque soy alegre, triste, a  veces tengo ira, miedo y asco.

Me encantaría poder deciros que la reflexión de Íñigo, dos años mayor que su hermano, demuestra mayor madurez, capacidad de reflexión y sentido crítico ante la vida pero, lamentablemente, me temo que no es así. De todas formas juzgar vosotras mismas:

Creo que la película Del Revés está muy bien hecha para niños y adultos porque hay cosas que los pequeños no podemos entender y los mayores sí.

También, la película Del Revés es divertida y es triste en algunos momentos. 

Posiblemente algunos niños lleguen a creerse esto porque la película está tan bien hecha que no me extrañaría oír  a un niño por la calle diciéndole a su madre o padre que tenemos personitas pequeñas en la cabeza y nos controlan. La película es impresionante y creo que todo el mundo debería dejar un hueco libre en su agenda e ir a verla con sus hijos. Nadie se arrepentirá de verla.  

Si sacamos algo en claro de este ejercicio es que su futuro se va clarificando: de todas las posibles opciones profesionales, la de crítico de cine ya se puede ir tachando.

Y, si alguna ha pensado que mis hijos escriben sin faltas de ortografía, os digo una cosa: JA-JA-JA.

Ahora podría comentar yo la película, ¿verdad? Pues no lo voy a hacer porque de lo que se trataba era de que mis hijos lo hicieran por mí pero no me quiero quedar con las ganas de contaros que:

El  otro día escuché en la radio que la película Del Revés era una obra maestra. Yo no me atrevo a hacer una afirmación de ese tipo porque mi escasa cultura cinematográfica me incapacita para hacer tamañas afirmaciones. Pero, ciertamente, es una buenísima película tanto por su realización -¡está tan bien hecha!- como por la historia que cuenta y el mensaje que quiere transmitir. No se lo digáis al El Mindu pero yo creo que sí me enteré de todo.

Para los adultos puede ser un ejercicio de reflexión bárbaro. Yo estoy en ello desde el martes, tomando conciencia de todas las emociones que hay dentro de mí y de cómo cada una actúa en cada momento tratando de imponerse a las demás. Es una reflexión muy simple, lo sé, pero yo creo que por ahí van los tiros.

Y mi conclusión final, esa con la que me quedo por encima de todas, es que la tristeza está infravalorada. La gran emoción, la más positiva, aquella que todos queremos que prevalezca por encima de las demás es la alegría. Sin embargo, debemos dejar paso al resto de las emociones, de las sensaciones, de las formas de sentirnos porque no son necesariamente negativas. 

No digo que huyamos de la alegría, ni que dejemos de perseguirla pero, definitivamente, la tristeza tiene su puntito y hay que saberlo encontrar. 

Resumen final: Nos ha encantado. Id a verla.

1 Comentario

  • Marta M-A dice:

    Buenas,
    Nosotras también vimos la película el martes, invitados por Sapos y Princesas.
    No puedo estar más de acuerdo con tu crítica.
    Con la de tus hijos, jeje, en el fondo también. Es una peli que los pequeños no entenderán aunque se divertirán y que tiene mucha profundidad para los mayores.
    Besos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *