Malandrinoss: el único deber es que mamá no sufra…

Imagen6

Tras varios años de servicio impecable a la causa Compritas mi querida Whiteberry se me ha jubilado. Me lo venía advirtiendo pues en los últimos meses su rendimiento no había sido el mismo llegando, incluso, a tomarse algunos días de baja por diversas causas.

Es una pena porque, no nos vamos a engañar, le había cogido mucho cariño. No sé yo si me voy a acostumbrar a no verla todos los días dando vueltas por la casa, descansando encima del micro-ondas o reponiendo fuerzas enganchada al enchufe del cuarto de baño. Echaré de menos esos momentos de tensión en que no conseguía encontrarla porque se había escondido, Dios sabe la razón, debajo de la mesa del  salón y mis viajes en coche ya no serán los mismos sin el repiqueteo de sus diversas melodías. Y, ¿que decir de mi cuello? Ya nunca volverá a colgar de él y mis collares, esos sí están contentos, empezarán a lucir como ellos siempre han querido: solos.

De las fundas preciosas que se han quedado en el cajón de la mesilla sin haber sido estrenadas no os voy a decir nada pues, entonces, a la pena por su falta se añadiría un gran sentimiento de culpabilidad que acabaría por hundirme del todo.

Desde ayer tengo un nuevo “smartphone” y la cuarta parte de contactos que tenía la Whiteberry pues éstos también se han debido ir a descansar al Caribe con ella y con Curro. Mi nuevo teléfono es enorme y tiene tantas funciones que estoy segura de que, en cuanto encuentre el botón al que hay que pulsar -botón en sentido figurado porque muchos no podemos decir que haya-, me escribirá él solito los posts.

Pero eso será dentro de algún tiempo, cuando aprenda a manejarlo que será allá por el 2015 y eso si le dedico el tiempo que requiere, es decir, entre veinte y veinticuatro horas al día. Estoy trabajando duro en ello y, de momento, ya sé hacer llamadas y descolgar cuando alguien me llama. Para los momentos en los que no puedo estar con él he creado un perímetro de seguridad a su alrededor con el fin de evitar que los vándalos que habitan en mi casa -es decir, mis hijos- se carguen el aparato antes de terminar de pagarlo lo cual será allá por el 2030 justo unos meses antes de terminar de pagar la hipoteca.

Además de evitar que mis hijos se acerquen a él, también estoy preocupada por su seguridad cuando salga de casa y tenga que acompañarme a la calle. La Whiteberry siempre ha ido muy segura colgada de mi cuello pero este nuevo cacharro no tiene ningún agujerito por el que meter mi preciosa cinta. Y ya tiene delito, ¡con lo que cuesta el aparatito y que no venga con agujerito de serie!

De momento, cuando salga a la calle y para protegerle de frío, lluvía y viento, voy a utilizar una bolsita que me regaló la firma Malandrinoss en el Networking de Petit Style Walking. Es de las que sirven para guardar el bañador mojado pero yo le voy a dar esta novedosa utilidad que no voy a patentar porque no tengo dinero para ello. Me lo he gastado en el telefonito de marras.

Además de estas bolsas, esta marca ha creado unos petos que también sirven como perímetro de exclusión pero esta vez lo que aíslan es la ropa del niño de la cantidad de porquería que hay en la calle y que ellos solitos se encargan de encontrar. Porque yo me pregunto, ¿cómo es posible que sea tu hijo el único capaz de encontrar ese pequeño charco, resto de las lluvias de hace cuatro días, que nadie había visto hasta ese momento? Ni que decir tiene que charco encontrado, charco saltado y niño manchado. ¿No?

El lema de Malandrinoss es el único deber es el divertirse terriblemente y es un lema precioso. Pero es que yo, cada vez que mis hijos se divierten terriblemente, sufro terriblemente porque sé que al final o hay un pantalón roto, o una camisa manchada -y mis hijos tienen querencia por las manchas de grasa de esas que no se quitan jamás-o, en el peor de los casos, un ojo morado.

Los petos de Malandrinoss mucho me temo que no van a evitar el ojo morado pero lo otro seguro que sí.

MALANDRINOS

MALANDRINOSS

 

Ha sido mencionar a Petit Style y recordar que ya voy tarde con mi artículo del próximo número. Lo mismo mañana lo del post…

¡Ah! Ya podéis ver en FACEBOOK fotos con los productos que habrá en El Mercadillo de Compritas.

7 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *