No hay quinto malo. ¡Ja!

nohay5malo Hace unos días os contaba que, debido a un despiste sin importancia, donde debía haber echado gasoil, eché gasolina. Eso sí, sin plomo.

Este hecho despertó una incipiente preocupación en mi hija por la salud mental de su madre que en los últimos días, lejos de disiparse y dado el cariz de los recientes acontecimientos, se ha visto incrementada

El miércoles pasado llevé al mediano de mis hijos a la consulta del médico con cuya enfermera había concertado la cita unos días antes.

A las cuatro y veintitrés en punto -la cita era a las cuatro y media- me presenté en la clínica. Saludé educadamente a la enfermera y le dije: “Tengo cita con el dermatólogo a y media”.

“Imposible”, me respondió. “El dermatólogo está de vacaciones y, además, solo pasa consulta por la mañanas”.

“¡Pero si me dio usted la cita hace dos días!” le dije con un cierto resquemor. Salir de casa par nada a las cuatro de la tarde, con una temperatura de casi cuarenta grados,  merece, cuanto menos, un poco de resquemor.

“¡Que no, que no!” -repitió ella- “Hasta septiembre no vuelve el doctor”.

“Pues qué buenas vacaciones tiene este médico” -pensé- y, a punto estaba yo de pedir el libro de reclamaciones cuando caí en la cuenta de mi metedura de pata…

“Uy, perdone, me he equivocado…”

Cogí al niño y a todo correr -yo corría, el niño se arrastraba pues al médico íbamos precisamente por un dolor en la planta del pie- salimos a la calle en dirección a la otra clínica a la que llegamos con cierto retraso pero en la que, gracias a Dios, sí había un médico esperándonos.

¿Cuáles son las razones de mi despiste permanente? Pues yo creo que hay muchas pero la que predomina estos días es una muy clara: tengo a los tres niños en casa.

Y esto, señoras mías, es la guerra. Yo creo que cuando decidí tener hijos no sopesé las consecuencias. Tengo tres y hay días que me sobran tres y medio.

Por eso admiro con ensimismamiento a las que tienen más. ¡Heroínas!

Una de esas Juanas de Arco es Cristina, una burgalesa que cuando tuvo a su quinto hijo -hija- lejos de achantarse dijo: “no hay quinto malo” y, ¡hala!, le gusto tanto el nombre que decidió crear una marca de ropa de bebé con él.

>Es esa ropa de bebé  que hoy denominamos clásica renovada. O, dicho de otra manera, faldones con cortes algo diferentes, el punto de toda la vida con colores diferentes, cubrepañales estampados… y todo ello en cinco colores: rosa maquillaje, azul grisáceo, berenjena, mostaza y marrón topo.

La web de Cristina todavía está en construcción pero podéis ver sus trabajos a continuación y en su página de Facebook que os enlazo AQUÍ.

Para contactar con NOHAY5MALO podéis llamar al número 615089803 o hacerlo a través de Facebook

nh5m32

nh5m21

nh5m10

Feliz semana.

6 Comentarios

  • Trendedero dice:

    Yo desde luego os admiro cada dia mas… y que burgalesa es que yo no la conozco??? me encanta lo que hace, que arte…
    besos,

  • ana dice:

    Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Cristina, eres una artista!!! Beso

  • carmenhf dice:

    cincooo!! ciiiinnncooo!!
    y yo con 2 no paro de poner lavadoras,
    y de planchar
    y de lavar cabezas
    y de cortar uñas (¿¿por qué crecen tanto las uñas??) !!!
    y así una y otra vez!!
    cómo puede ser con cinco??
    yo me liaría seguro, se quedaría siempre alguno sin lavar, sin merendar o sin algo!! mucho mérito tienen esas madres, merecen un monumento, sí señor!
    p.d:la ropita de nohay5malo es una monada por cierto, feliz comienzo de semana MArie, besos

  • sonia dice:

    Hola Maria.
    Todavia la marca Cola Cao no se ha puesto en contacto conmigo, no se si esto es normal o tu sabes algo mas que yo.
    Te dejo mi correo otra vez y mi numero de movil, muchas gracias.
    zazillo@hotmail.com 655147125

  • Jaaaaa, pues ya sabes María, anímate, que tampoco creo que haya cuarto malo

    • Victoria dice:

      Muy bueno…. NOHAY5MALO.
      Eso son madres coraje y lo demás son tonterías.
      Buffff las admiro y envidio por no tener esas fuerzas para luchar día a día con tantos !!!!!
      Buen día Mariuchi y muchos besotes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *