¿JUGAMOS?

————–

Hace tiempo os conté que siempre había tenido el sueño de tener mi propio mercadillo de moda infantil y que lo había conseguido. Hoy os hablo de otro sueño.

Muchas sabéis, lo he contado hasta la saciedad, que si hay algo que me gusta últimamente, casi más que la ropa de niños, es jugar al pádel.

Para ser fieles a la realidad debo decir que jugar, lo que se dice jugar, no lo hago muy bien. Es más, he llegado a un punto en el que me he atascado, no avanzo. Quizás, incluso, retrocedo pero, eso sí, sin perder la afición ni la ilusión. Y, de verdad os digo, que es para perder las dos cosas: no solo he visto como los que fueron mis compañeros de clase ahora están tres o cuatro niveles por delante sino que, para colmo, lejos de ponerme en forma, me pongo kilos encima a un ritmo que da pavor. Trato de consolarme diciendo que es la musculatura que estoy adquiriendo pero, no nos vamos a engañar, creo que si el pantalón no abrocha se debe más a los atracones de patatas fritas  y snacks varios que al hecho de haber desarrollado un biceps descomunal.

En estas condiciones, os podéis imaginar, lo de ganar algún partido es una utopía. Es tan triste ver como torneo tras torneo, “multipistas” tras “multipistas”, algunas van llenando su estantería del salón mientras tú siempre llegas a casa con las manos vacías…

Y no os voy a hablar de la carita que se les queda a los que son carne de mi carne. No he abierto la puerta de casa y los pobres ya están diciendo: “mamá, que lo importante es participar…” (o parCITIpar como dice el Mindu).

Os he contado toda esta retahíla para deciros, con gran regocijo, que esto se va a acabar. La próxima vez que juegue un torneo de pádel llegaré a mi casa con las manos llenas. Y no es que vaya a mejorar mi juego, es que en un alarde de inteligencia e iniciativa sin precedentes, y después de mucho buscar sin éxito un torneo en el que las últimas clasificadas se lleven un premio de consolación, he decidido organizar -yo misma (con la ayuda de Gema, una lectora del blog que ya me lo propuso hace un año)- un torneo de pádel femenino en el que, además de las ganadoras, las perdedoras también se lleven un buen regalo a su casa… Mi regalo.

Y, así es como nace el I TORNEO DE PÁDEL COMPRITAS PARA LOS PEQUES que se celebrará en Madrid el próximo 21 de septiembre por la tarde.

Así que, ya sabéis, si sois “padeleras” y os apetece pasar una tarde de sábado de chicas, divertida, jugando al pádel, con regalos, sorteos y tomando un vinito para terminar, solo tenéis que mandar un mail a padelcompritas@gmail.com y decir que os queréis apuntar.

El resto de la información, incluyendo el nombre de las marcas que patrocinan el torneo o que colaboran con él de alguna manera (todavía sin cerrar definitivamente) las tenéis en este cartel. Ojo, la fecha límite para enviar la solicitud de inscripción es el 15 de agosto e inscribiremos a las participantes por orden de llegada de la solicitud.

CARTEL 450

¿Os animáis?

 

.

2 Comentarios

  • Elena dice:

    Sintiéndolo en el alma, según mi marido es mejor no jugar conmigo, porque no doy ni una, y se dice pronto. Tengo una raqueta de padel con etiqueta y todo desde que me la regalaron por mi cumple allá por 18….. y como nadie quiere jugar conmigo pues ahí seguirá. Bien pensado seguro que la regalaré a alguién en su cumple… En fin, una pena, podía haber sido al mus o al parchís o algo así…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *