NOTTOCBABY: BEBÉS ORGÁNICOS.

————-

Este fin de semana hemos estado de bautizo. Me encantaría enseñaros los “estilismos” -me vuelve loca esta palabra- que lucieron mis hijos pero no es posible porque no hay imágenes publicables que no atenten contra su buen nombre. Os lo explico.

Antes de la ceremonia -y esto nos pasa a menudo- no pudimos hacer fotos porque había que optar entre no hacer fotos y llegar a tiempo al bautizo  o, hacer fotos y llegar  directamente a la Primera Comunión del bautizado. Yo no sé como me organizo que, empiece a la hora que empiece con los preparativo, siempre llego a todas partes con la lengua fuera. He probado de todo, empezar una hora antes, dos, dos y media… No hay manera, siempre llegamos los últimos.

Conseguimos llegar a tiempo a la ceremonia y, tras ésta, se hicieron muchas fotos pero todas de grupo (y no he pedido permiso para publicarlas) y, lo que es más importante, ninguna con mi cámara pues, entre otras cosas, no la llevé. Osea, que de este momento post-bautizo, tampoco tengo imágenes.

Cuando llegamos al lugar de la celebración perdí de vista a mis hijos durante un buen rato y, sinceramente, tampoco me acordé mucho de ello por lo que no hay tampoco fotos del momento pre-comida o mamá se toma una caña y se olvida del mundo.

Después de la comida, ya todos más relajados, hubiera sido el momento ideal pero, ¡Dios de mi vida! ¿Quién ha educado a estos hijos míos? Las camisas de los niños, que eran azules antes de salir de casa, presentaban un sospechoso y colorido estampado en el que predominaban un interesante tono rojizo -parecido al de la salsa de tomate- y un curioso marrón que me recordaba ¡qué tontería! al color del helado de chocolate.

No es que me preocupe que veáis a mis hijos de esa guisa, lo que me preocupa es la opinión que os podáis formar de la madre de las criaturas que, a estas alturas, no ha conseguido que sus hijos coman como personas civilizadas sino como el hombre del Cromagnon quien, desde luego, ni tenía ni sabía utilizar un cuchillo y un tenedor como Dios manda. De la servilleta no vamos a hablar porque eso ya es nivel avanzado. 

Así que, para suplir la ausencia de fotos bautismales, me voy a centrar en la parte más dulce de los bautizos: los bebés que son la cosa más tierna del mundo. 

Mi retirada paulatina del instinto maternal hace que tenga clarísimo -cristalino- que no voy a tener mas bebés pero si los tuviera creo que irían más o menos así vestidos:

noto2 notto1

Me parece un producto tan bonito y tan delicado…

Todas estas maravillas y muchas más -que, además de ser preciosas, están hechas con algodón orgánico- las podéis encontrar en:

NOTTOCBABY

Mañana más. Feliz semana que empieza.

 

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *