Desintoxicación.

————–

Coversación de hace unas semanas entre mi enano y yo asistiendo, como, testigo el padre de la criatura quien puede corroborar que lo que digo es cierto:

– “Mindu, ¿vas a querer ir al campamento este año?

– “Sí”

– “Pero me tienes que prometer que este año te cambias de calzoncillo de vez en cuando”

– “¡Jo, mamá! ¡Es que yo no sabía que había calzoncillos en la maleta!”

¿Lo comento o lo dejo pasar? Pues sí, salvo porque el “tío cara” supo perfectamente encontrar el bañador, la toalla y las botas de fútbol, la maleta volvió del campamento tal y como se había ido.

Confieso que, por un momento, se me ha cruzado la idea de no preparar “equipación campamentera” ni para él ni para el hermano -otro que tal baila- pero he pensado en mi reputación -y no tanto en ellos- y llevo ya varios días buceando entre camisetas, calcetines, cantimploras, linternas, neceseres y, por supuesto- gayumbos.

Ando un poco agobiada, y es que en mi caso -seguro que no soy la única- mientras que para unos busco lo más desteñido, roto y feo que tengo por casa, para la otra hay que ir seleccionando modelito día por día: piscina, río, salida por la noche con los monitores, Misa del domingo, visita de los padres… A ella no hay que recordarle que en la maleta hay ropa para que se cambie todos los días.

“Mamá, ¿qué bañador me llevo?

– “El del año pasado”.

– “¡Hala mamá! ¡Que ese ya me lo han visto!”

– “Pues que $$/(*+**….”

– “Y, ¿qué pijamas?”

– “Los de Carrefour”

– “Sí hombre, ¡cómo voy a llevar esos!”

– “Tranquila, mañana compramos un par de camisones de raso con sus batas a juego…”

Queridas madres de niñas pequeñas, a pesar de que vuestras hijas puedan parecer la antítesis del feminismo, que no se preocupen por la ropa y que su pasatiempos favorito sea mancharse de arena en el parque pasando ampliamente de las preciosas muñecas que vosotras les regaláis, creerme, es un espejismo. Llega un momento, no sé exactamente cuando, en el que algo se transforma en su interior y ya nada vuelve a ser lo que era. Disfrutad mientras podáis.

Así que, entre que unos me exasperan por su pasotismo y que la otra me vuelve loca porque parece que en vez de campamentos se va de veraneo a Sotogrande, la marca -nueva donde las haya- que traigo hoy al blog es como un remanso de paz, un oasis en el desierto  y justo lo que necesito ver para recordar que la dulzura, el cuidado por los detalles y la femineidad todavía existen.

Eso sí, me hace recordar que hubo un tiempo en que mis hijos fueron bebés y me entra una cierta y triste nostalgía…

BONDESIO acaba de nacer, llega desde Navarra y su propósito es vestir y personalizar vuestros Bugaboos. Para ello podéis elegir entres distintas telas como éstas:

BONDESIO

y entre infinidad de detalles para que las fundas tengan el acabado perfecto. Aquí tenéis algunos ejemplos:

bondesio2

Os dejo el enlace y y sigo a lo mío…

BONDESIO

¡Ah! Os recuerdo que AQUÍ seguimos con nuestro sorteo monstruoso.

 

5 Comentarios

  • Mayca dice:

    Es una gozada de colección, yo he podido disfrutad de ella en directo, es preciosa y tienes toda la razón casi, casi dan ganas de tener un bebe, la pena es q yo ya con mi pre-pava y mi pava me he súper plantado, jajajaj. Feliz jueves!!!

  • Hola,
    Jaja. Los chicos siempre son más… Pero las chicas siempre cuquis. Feliz día

  • Buenos dias Maria:
    Como muy bién he colgado en mi facebook personal y en el de bebe, MUCHISIMAS GRACIAS por la sorpresa de esta mañana. Me ha mandado un mensaje Carmelo Puyo para comentarmelo… él ha sido también una de las personas que ha apostado por el proyecto. Me encantaría poder tener una conversación contigo Maria y darte de palabra las gracias….de corazón… Si tienes un hueco y puedes te dejo mi telf. movil 609 26 28 26 y el de mi taller 948 83 33 29, me encantaría poder hablar contigo. Un fuerte abrazo.
    Marta B…

  • ¡Pero qué pronto empiezan a presumir y a quejarse de sus modelitos!

  • Ay como me he reido por favor, supongo que es la diferencia de tener niñas, hace poco le puse 2 días seguidos la misma camiseta y me dijo que por qué le ponía siempre la misma ropa ja ja ja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *