El cumple más fashion.

—————

Si hay algo que marca la diferencia entre la infancia de mis hijos y la mía es la forma de celebrar los cumpleaños.

En la “antigüedad” -denominación utilizada por mi hija para referirse al periodo histórico en el que su madre tenía la edad que tiene ella ahora- la mayoría de los cumpleaños se celebraban en las casas con una merienda a base de “medias-noches”, patatas fritas y Fanta. Para ir a estas fiestas las madres nos solían poner un vestidito mono y un buen lazo en la cabeza. No se solía hacer, por lo menos que yo recuerde, regalos conjuntos y el/la celebrante recibía tantos regalos como niños hubiera invitado.

Ahora no. Ahora todo ha cambiado empezando por los modos y maneras de estas celebraciones. En mis once años de trayectoria materna he llevado a mis hijos a muchos cumpleaños -imposible contabilizarlos- pero de todos ellos creo que tan solo dos se han celebrado en casas particulares.

Una vez superada la etapa de las piscinas de bolas -creo que han sido 2.474.872 las veces que hemos ido a una de ellas, incluyendo los cumples de mis tres retoños-, estamos observando y experimentando una interesante variedad de formas de celebrar los aniversarios infantiles.

La bolera, que se repite con cierta frecuencia, quizás sea la menos original. También hemos ido a la piscina -la que tiene agua, no bolas- donde un monitor nos organizaba diversos juegos acuáticos; hemos patinado sobre hielo;  hemos aprendido en un sitio especializado -a éste fue el Mindu hace un par de meses- a hacer cup-cakes que luego mamá tiene que probar sí o sí; hemos jugado al fútbol sin parar durante dos horas en pequeños polideportivos, cubiertos o no, alquilados por los papás de los amigos; hemos merendado en el burguer y nos hemos ido a dar una vuelta por el centro comercial porque ya somos mayores; hemos pasado la tarde en Micrópolix; hemos estado en un sitio de esos de rayos láser combatiendo unos contra otros; hemos cantado y bailado en un karaoke; hemos visto una peli en el cine; el viernes vamos a saltar en tirolina… Y seguro que me dejo alguno más.

No niego que casi todas ellas parecen, a priori, mucho más divertidas que la tradicional fiesta en casa pero, algunas de ellas, adolecen de un serio hándicap con respecto a las primeras: no permiten arreglar a los niños como a nosotras nos gustaría. Fútbol, láser, tirolina, patinaje…

Pues después de esta introducción os voy a hablar de una nueva forma de celebrar el cumple pensada fundamentalmente paras las niñas, aunque no hay que ser sexistas, y que es perfecta pues es original y divertida y, además, las invitadas no es que puedan, es que deben ir bien arregladas pues van a asistir a un auténtico Taller de Moda en el que van a disfrutar de lo lindo charlando con una personal shopper con mucha experiencia a sus espaldas, recibiendo sus consejos, desfilando por la pasarela o aprendiendo a diseñar su propia ropa.

taller

¿Os imagináis lo que disfrutarán las niñas paseando entre maniquís y percheros llenos de ropa? o ¿escuchando las batallitas de la profe que ha estado en miles de “saraos” y ha ayudado a vestir a un montón de gente conocida del mundo de la tele, el cine, etc.? Además en el taller se organizan sorteos, se les da regalitos a las asistentes y se les otorga un diploma. Por supuesto hay un catering estupendo para que al cumple no le falte de nada.

Mirad la cara de felicidad de una de las niñas que ya ha celebrado su cumpleaños de esta manera:

taller moda infantil 2

¡Ah! y esto también es importante, ¿Que no tenéis ningún cumple que celebrar pero queréis “colocar” a la niña un ratito para iros vosotras un par de horas para hacer de “auto-personal-shoppers? Pues no hay problema, apuntáis a la criatura a alguno de los talleres que se organizan los fines de semana y arreglado.

Por cierto, creo que no os lo he dicho, los talleres los organiza OEPSYM (Organización Española de Personal Shopper y Moda) en un local perfectamente habilitado y que está situado en Alcobendas, muy cerca de La Moraleja (de ahí lo de iros a ejercer de personal shoppers para vosotras mismas).

En fin, yo ya le he dicho a mi hija que si me saca todo matrículas, ordena su cuarto, no asesina a sus hermanos y me obedece en cada una de las pequeñas cosas sin importancia que le pido, su próximo cumple lo celebramos con un Taller Infantil de Moda.

Os dejo mail, teléfono de contacto y web por si queréis obtener más información.

TELÉFONO: 699905998

MAIL: info@oepsym.com

WEB: www.oepsym.com

¿No os parece que la idea es estupenda?

Os recuerdo que en el POST DE AYER os dejé algunos avisos interesantes.

Y mañana, si todo sigue el horario previsto, os contaré cuales son las treinta marcas que estarán los días 8 y 9 en EL MERCADILLO DE COMPRITAS

2 Comentarios

  • Virginia dice:

    Hablando de cumpleaños y moda, mi niña,por estas fechas va al cumple de su amiga Paloma que lo celebra en un club de campo. Todos los años va monisima y siempre estrenando sandalias muevas. Pues bien, es el tercer año consecutivo q me la traen con las divinas sandalias y CALCETINES blancos de deporte porque la criatura no es capaz de soportar unas tiras de nada… Y a mi me entran las cuatro cosas cuando la veo aparerecer cual guiri con los calcetines además llenitos de albero… El año que viene estrenara bambas!

  • Carla dice:

    Qué buena idea!! Mil gracias por la sugerencia! http://bit.ly/15lapeki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *