Segundas oportunidades.

—————

Como todas sabéis, los pasados 6 y 7 de abril, tuvo lugar el Primer Mercadillo de Compritas. A él acudieron muchas mamis -muchas de vosotras-, más de las que yo imaginaba, pero también faltó mucha gente que quiso venir pero, por distintas razones, no pudo.

Algunas por estar lejos, otras por tener viajes previamente organizados, otras porque decidieron dar a luz dos días antes del mercadillo, una porque decidió dar a luz la noche antes del mercadillo, un par de ellas porque sus hijos -los niños siempre tan inoportunos- decidieron ponerse malos ese mismo día y, otras porque a los señores que viven en sus casas no les pareció oportuno, por inexplicables motivos, que pasaran por allí.

Algunos de estos hombres se sienten profundamente satisfechos por la decisión tomada y harían lo mismo una y mil veces. Otros, por el contrario, llevan tres semanas arrepintiéndose de no haberse quedado con los niños un rato; de no haber cogido el coche y acercar a su mujer en un momento al mercadillo; de haberse inventado un dolor en la rodilla para poder decir que no se puede quedar solo en casa; de haber organizado, con muy mala idea, una comida con sus padres a última hora…

Estos arrepentidos son los que sus mujeres llevan tres semanas explicándoles -mañana, tarde y noche- el dinero que se hubieran ahorrado de haber ido al mercadillo; los que han destrozado su economía familiar porque su mujer, en represalia,  ha decidido que solo va a comprar ropa de marca y de las más caras; los que ven como su mujer ha tenido que empezar a ir a terapia para superar la frustración y no caer en una depresión sin fondo; los que desde entonces tienen que preparar su cena y la de los niños también…

Pues a todos vosotros -y muy especialmente al señor que vive en la casa de mi amiga la mala-malísima- os digo una cosa, ha llegado vuestra “second chance”, vuestra segunda oportunidad, ya está en marcha el Segundo Mercadillo de Compritas que se va a celebrar los próximos días 8 y 9 de junio.

No me deis las gracias, sed valientes y aprovechar esta nueva oportunidad que os da la vida. Ya os aviso de que no habrá más ocasiones para enmendar vuestros errores hasta pasado el verano así que decidid como queréis pasar estas vacaciones: con unos niños divinamente vestidos y una mujer feliz o recordando cada minuto de tu vida que no llevaste a tu mujer a un simple e inocente mercadillo de ropa infantil. Os invito a la reflexión.

Amigas mías, yo ya he hecho mi parte. Ahora la pelota está en vuestro tejado y sois vosotras quienes tenéis que decidir como queréis jugarla.

Y centrándonos en los aspectos más prácticos, ya os puedo adelantar algunas novedades:

1. En esta edición trataremos de habilitar un “aparca-carritos” con el fin de que “ellos” no tengan que esperar, cual novio de adolescente a la puerta de Bershka, en la acera de enfrente. Una imagen, dicho sea de paso, que se produjo en abril y que, a pesar de haber sido captada por el objetivo de la cámara, no voy a publicar por no herir sensibilidades.

2. Para que ellos también estén más tranquilos tendremos varias sesiones de cuenta-cuentos en inglés. Los horarios se publicarán más adelante.

3. Además del cuenta-cuentos tenemos confirmada la presencia de la Asociación Pablo Ugarte que contará con un puesto en el que podréis adquirir su precioso merchandising y, con un poco de suerte, alguna sorpresa más.

Y hasta aquí puedo leer. No puedo contaros más cosas porque, aunque ya hay muchas marcas que nos han manifestado su interés por participar, el plazo para la presentación de solicitudes empieza en este momento y termina el 17 de mayo.

Aquellas tiendas o marcas que estén interesadas en participar y que quieran recibir toda la información tienen que dirigirse a:

elmercadillodecompritas@gmail.com

Hasta mañana y feliz puente a las afortunadas.

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *