Otro post post-mercadillo

——————-

“I had a dream” dijo Martin Luther King. La lucha por ese sueño le valió el Nobel de la Paz.

Hace tiempo tuve un sueño pero tengo asimilado que por el mío no me van a dar ningún Nóbel. Ningún Nóbel ni nada que se le parezca pero no pasa nada. Mi sueño era tener mi propio mercadillo de ropa infantil, lo he conseguido y ha salido bien.

Eso sí, he engordado más de la cuenta. Pero mis kilos son de orgullo y satisfacción. Y lo que es mejor, sigo engordando pues desde el domingo por la noche estoy recibiendo correos de mamis que se pasaron por allí y me cuentan lo mucho que les gustó, lo bien que lo pasaron y lo mucho que compraron.

Pero no queda ahí la cosa, es que muchos de los vendedores también nos están escribiendo a Mariajo, mi socia, y a mí para decirnos que han estado encantados, que han vendido un montón y, esto es genial, que les encantó el ambiente que había.

¿Se puede pedir más? Pues sí, siempre se puede pedir más. Se puede pedir pasarlo bien y, os lo aseguro, yo me lo he pasado genial.

He recibido la visita de amigas -algunas llegadas de tierras remotas como Valencia y Barcelona-, otras a las que veo todos los días; he conocido a mucha gente nueva y; me he reído, me he reído muchísimo.

amigos

1. Con Julia, propietaria y diseñadora de La Pequeña Costura y Belle Chiara, y Ana, organizadora del showroom Coletas en Barcelona; 2. Mariajo, mi socia, y Bea su amiga a quien yo tenía muchas ganas de conocer; 3. Mariano, el presidente de la Asociación Pablo Ugarte y su hijo Quique. Su mujer y su hija, como no podía ser de otra manera, estaban dentro comprando.

Y las anécdotas se cuentan por docenas como ese momento en el que el camarero del restaurante indio -de la India- en el que comimos unas cuantas el sábado nos va preguntando una a una si para el segundo plato queremos pollo o cordero y una de las comensales -se dice el pecado pero no el pecador- pregunta inocentemente ¿y no tienen ternera?. A lo que el camarero -indio, por supuesto- le responde entre resignado y ofendido: señora, las vacas son sagradas.

O el momento papel higiénico con el que me reí yo sola pues sola estaba. Cuando, el domingo por la mañana, ya estaba yo en la carretera camino del mercadillo recibo un mensaje de Mariajo: “se me ha olvidado el papel higiénico”. A pesar de la tensión de la situación consigo mantener la mente fría y pensar Y LOS EFECTOS DEVASTADORES DEL MERCADILLO SE VAN NOTANDO Y TERMINARÉ MI RELATO A LO LARGO DEL DÍA O, QUIZÁS, MAÑANA Y OS ENSEÑO ALGUNAS FOTOS DE LA ROPA QUE SE PODÍA ENCONTRAR.

7 Comentarios

  • Clara Castro Quesada dice:

    Fantastico María! ENhorabuena! Brindemos por el éxito de este y por muchos mercadillos más 😉
    Bss

  • beatriz Vila dice:

    María, enhorabuena a ti y a Mariajo!!!!!!
    No sabes la alegría que me da que organiceis el mercadillo juntas y que haya sido todo un éxito, aunque la verdad es que no tenía la menor duda!!!
    Por cierto, me apunto a la próxima comida y dentro de dos semanas te mando las fotos de la comunión de Lucía y el resultado de todos tus consejos, por si los quieres usar para el blog.
    Un beso fuerte,
    Bea

  • Inma dice:

    Enhorabuena por el éxito del mercadillo María. Creo que ya podéis ir pensando en ampliar para la próxima.

  • Bego dice:

    No pude ir al mercadillo, mi Ale (la peque) estaba malita, amigas me contaron todo lo que compraron y que estaba todo genial, una pena, espero que por la aceptación se repita y poder ir y comprar.

  • evaroal dice:

    Cómo me alegro que saliera todo tan bien… me hubiera gustado estar ahí, aunque no pude…Es más hasta la noche del viernes al sábado soñé con que lo visitaba…jaja, así que estuve un poquito ahí, aunque fuera sólo de pensamiento.
    Un saludo y continua con tus ilusiones porque de ilusión también se vive!!!

  • CARMEN dice:

    Eres genial María,

    Me encantó el Mercadillo, estuvo genial….te animo para que repitas la experiencia…esto es lo tuyo!!!!

    Un abrazo grande desde Toledo.

  • Eva Jerez dice:

    Hola María. Cada día leo tus post y cada día me da más pena no haber podido ir. Eres un ejemplo para muchas mamis con familia numerosa. Quién no tiene un sueño! Pues ánimo a todas y a luchar por ellos!
    Un abrazo

    Eva Jerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *