Mercadillos, hermanas, mamás…

——————

Si hay un momento difícil en la vida de toda familia con hijos pequeños es La Hora BCC (Baños-Cena-Cama). Si justo a esa hora el smartphone de mamá empieza a emitir todo tipo de sonidos -el pitido del correo electrónico, el ring de las notificaciones de Facebook, las alertas de Twitter y, por supuesto, el estruendo del Whatsapp, sobre todo el Whatsapp-, la situación adquiere tintes dramáticos. Y si, por el rabillo del ojo, ves como cara del señor que vive en tu casa va pasando del pálido natural, al rosa encendido que luego se vuelve de un rojo intenso hasta llegar al morado cardenalicio, comprendes que en la cocina de tu casa va a tener lugar, por lo menos, la Tercera Guerra Mundial.

Las que habéis vivido esta situación -sed sinceras, la habéis vivido- sabéis que no estoy exagerando nada.

Bien, pues si a esos cuatro sonidos se le añade un quinto, el del teléfono “corriente y moliente”, sabes que lo que se te viene encima no es ninguna guerra mundial sino el mismísimo Armageddon o el segundo Big Bang en todas sus dimensiones.

Pues eso no es nada. La situación todavía puede empeorar. Y lo hace cuando el señor que vive en tu casa, que ha visto el nombre que aparece en la pantalla, te dice con toda la seriedad de la que es capaz, y es capaz de muchísima seriedad: tu hermana.

Amigas mías, ahí, aparte de intentar mantener la calma, solo hay dos opciones:

Opción 1. Ir buscando un buen abogado matrimonialista que gestione bien tu divorcio.

Opción 2. Hacer como que no te has dado cuenta de la cara de pocos amigos que se le ha puesto, coger el teléfono que te tiende pseudo-amablemete, darle las gracias con una gran sonrisa en la cara y aislarte en el cuarto de baño para hablar con la que es sangre de tu sangre sin valorar las futuras consecuencias de tu decisión aun sabiendo que, posiblemente, esa consecuencia sea que finalmente sea él quien se decante por la opción 1.

Supongo que alguna ha podido pensar que hay una opción 3: no coger el teléfono o simplemente decir a tu interlocutora que no es el momento y le llamarás más tarde. Eso, amigas mías, lo pensáis porque no conocéis a mi hermana.

Todo esto que os acabo de contar no es fruto de una imaginación calenturienta sino la descripción de los hechos que acaecieron en mi dulce hogar -hasta entonces- el pasado lunes por la noche y que son la principal razón por la que ayer no publiqué un post.

Como os digo, en mi caso solo había dos opciones y opté por la número 2: coger el teléfono que me acercaba el padre de mis hijos y con la mejor de mis sonrisas -disimulando el pánico que paralizaba mi cuerpo- decirle: gracias cariño, eres un sol. Inmediatamente hice una maniobra escapatoria y me recluí en el cuarto de baño.

Me gustaría deciros que todo este esfuerzo mereció la pena y mantuve una agradable conversación con mi hermana pero no es posible. Jamás, en los X años -no hace falta entrar en detalles- que llevo siendo hermana de mi hermana, he mantenido una agradable conversación con ella. Mi hermana no conversa, mi hermana “monologa” y eso es lo que hizo el otro día.

– Hola Mery -no me preguntéis la razón pero ella siempre ha anglosajonizado mi nombre- ¿Qué tal la Semana Santa?

Bi..

– Nosotros fenomenal, hemos estado en…… -ni idea, probablemente algún lugar del sudeste asiático o, quizás, un pueblo de Cuenca. Ininteligible-. ¿Qué tal vas con el mercadillo?

Bi..

– Mucho lío ¿no?

S..

– Bueno, he hablado con mis amigas A, B, C y D -quizás sean Lola, Maite, Alicia o Julia o, a lo mejor, Pepa, Juana, Marta y Mónica  ¡Yo que sé!- y hemos quedado para ir todas el domingo pero es que A -(Lola o Pepa)- dice que tiene que comprar mucho y le da miedo que si vamos el domingo no quede nada y entonces ha pensado que a lo mejor es mejor ir el sábado. ¿Tú que crees?

Pues…

– No, yo creo que lo mejor es que ella vaya el sábado y luego que vuelva el domingo y así tomamos algo todas juntas. Lo que voy a hacer es ir con ella el sábado y así te la presento y el domingo también porque como vamos todas es más divertido y así te las presento porque tienen muchas ganas de conocerte…

Yo tam…

– ¡Jo! ya verás, son más majas. ¿Van a ir los niños?

No s…

– Mira que están preciosos mis sobrinos. ¿Han empezado ya el cole? No tendrán muchas ganas, ¿no? Bueno, pues ya nos vemos el sábado aunque al final no sé si iré o iré solo el domingo -un ejemplo más de la claridad de sus ideas-. Bueno, yo te mando un whatsapp y te aviso. ¿Vas a estar todo el rato? Sí, claro, que tontería. Bueno, pues nos vemos el sábado. No, el domingo. Pero si voy el sábado te aviso, ¿vale? Un besito.

Adi…

Llegué tarde, ya había colgado.

Comprenderéis que organizar un mercadillo requiere un gran esfuerzo pero si además, tengo que estar pendiente de las agendas de los parientes cercanos, la cosa se complica sobremanera haciendo que los nervios normales se intensifiquen considerablemente.

Así no hay forma de preparar posts para el blog ni nada parecido. Lo que estoy haciendo estos días, y cuando encuentro un ratito, es ir subiendo a la página de Facebook las fotos que me están enviando las marcas y tiendas que van a participar en el mercadillo y os voy a decir una cosa, si vuestra idea es venir solo a echar un vistazo, mejor no vengáis porque vais a sufrir. Hay cosas tan monas que creo que hasta yo me voy a quedar en casa pues creo que va a ser la única manera de controlarme.

—————————–

Y cuando ya estaba a punto de publicar esta sarta de tonterías, me llega un correo de otra “blogger trasnochadora” que me enseña su trabajo. ¡Como si no lo conociera! Os hablo de Mammen del Blog Ahora También Mamá quien me envía fotos de los detalles tan ideales que prepara para las Primeras Comuniones: recordatorios, bolsitas para las chuches, sellos con los nombres de los niños… En fin, un montón de cosas que podéis ver en estas fotos y entrando en su blog a través del enlace que os dejo al final. Como este año no os he hablado mucho de comuniones, he pensado que sería una buena forma de congraciarme con vosotras.

Hasta mañana.

Bolsitas caramelos

Conjunto María1

Conjunto vintage

 En el estudio de Ahora También Mamá

 

 

5 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *