El Comu-game

——————

El sentimiento de culpa por no haberme metido de lleno con el tema de las Primeras Comuniones es brutal, monumental y descomunal. Cada vez que me llega un correo vuestro pidiendo que hable del tema me da un amago de ataque de ansiedad que, a duras penas puedo controlar. Así que, aunque solo sea por mi bienestar físico-emocional, este fin de semana he hecho propósito de enmienda y he decidido abordar el tema.

Y es en este momento que me pongo a escribir sobre vestidos de Primera Comunión cuando me doy cuenta de que la frase “vivir de las rentas” adquiere pleno sentido aunque, desgraciadamente, no el sentido que a mí me gustaría ya que, mucho me temo, no dispongo de los suficientes muebles inmuebles como para poder vivir de las rentas. De hecho, no dispongo ni de uno ya que el único que tengo lo comparto con el SQVEMCYEEPDMH y con el banco y, visto lo visto, este ménage a trois va a durar unos cuantos años más.

Cuando hablo de vivir de las rentas en relación al apasionante mundo de las primeras comuniones me refiero a que no es necesario que haga veinte posts sobre el tema. Teniendo en cuenta que, a lo largo de los cuatro años de vida del blog, he escrito innumerables posts sobre el tema y, teniendo en cuenta que tengo publicado un pequeño directorio que voy actualizando constantemente -bueno, esto quizás sea una exageración-  con las direcciones que me parecen más interesantes, creo que lo más práctico es, sin duda, dejaros el link a ese directorio.

A cambio, y para que veáis que no lo hago para quitarme  el muerto de encima, os he preparado un “entretenimiento” similar al que ya preparé hace, por lo menos, un par de años: un “cada oveja con su pareja”.

La única pista que os dejo es, evidentemente, el directorio aunque no sé porqué sospecho que mas de una no lo va a necesitar.

PRIMERAS COMUNIONES

TODO

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *