Terapia comunitaria

————–

Ayer, cuando estaba a puntito de apretar el botoncito de “publicar”, el ordenador hizo pum y se apagó. Así, sin avisar y sin darme tiempo para grabar lo que ya estaba escrito. Ahora voy a intentar escribir más o menos lo mismo pero antes, con vuestro permiso, voy a grabar estas líneas. -Grabando-

Realmente en el post no hablaba de ninguna marca, ni de ninguna tienda, ni de ninguna tendencia, ni de nada por el estilo. Era un post de esos que necesito escribir de vez en cuando para hacer catarsis, utilizaros como psicólogas y ahorrarme unos euros en terapia.

Empezaba contándoos que había escrito un comentario en Facebook diciendo que iba a organizar un concurso en el blog y que me iba a dar permiso para participar pues tenía el pleno convencimiento de ser capaz de ganarlo. El premio sería para la madre del niño capaz de romper más pantalones del uniforme en el primer trimestre del curso.

Sin embargo, después de leer los comentarios de algunas de vosotras, me temo que yo no llego ni a premio de consolación. Yo pensé que los tres pantalones que lleva el Mindu eran una barbaridad pero, madre mía, lo de alguno de vuestros hijos es para nota… -Grabando-

Como no lo voy a ganar no voy a hacer el concurso pero el post sobre el tema sí lo voy a escribir pues, como os decía al principio, necesito hacer catarsis. Eso, o mato al niño.

¡Y es que el tema me tiene obsesionada! Tanto que, cuando llego al colegio, en vez de decir hola a la criatura, preguntarle qué tal el día o darle un cariñoso ósculo, le miro las rodillas para ver con qué nuevo roto, descosido o mancha imborrable me va a sorprender. Todo lo demás vendrá después, siempre y cuando las rodillas estén en condiciones. Como vengan agujereadas ya no hay ni saludo, ni beso, ni nada de nada.

He tratado de razonar con él: que si mamá no tiene tiempo para estar a todas horas cosiendo pantalones, que si el uniforme cuesta mucho dinero y si me lo tengo que gastar en pantalones no le voy a poder comprar ningún regalo por su cumple, que un día se va a hacer daño en las piernas… Todo inútil. Él tiene una razón de peso para estar todo el día por los suelos: “pero mamá, es que soy el portero”.

Claro, lo primero que se me viene a la mente es lo mucho que tiene que haber cosido la madre de Iker y lo mucho que le ha compensado pero, sinceramente, no me sirve de consuelo. Ya os he dicho muchas veces que mis planes de futuro pasan por una mansión en Los Ángeles, en Berbely Hills para ser más exactos, y no en alguna parte de Arabia Saudí.

Confieso que estoy un poco “hartita” pues, lejos de ir mejorando, el problema se agrava día a día. Al igual que habréis hecho muchas de vosotras, yo también he recurrido a las prácticas rodilleras pero no terminan de solucionarme el problema. No sé qué es lo que hace el amago de futbolista que si le coso -y cuando digo coso estoy diciendo plancho- una rodillera, al día siguiente llega con un un nuevo agujero fuera de lo que viene siendo el perímetro del apósito.

Ahí es cuando a mí me entra la duda, ¿vosotras creéis que es posible superponer las rodilleras teniendo en cuenta que nunca sería una superposición exacta ya que éstas tratarían de cubrir los distintos agujeros que, por supuesto, nunca se producen en el mismo sitio?

De la parte económica no voy a hablar. Es verdad que las rodilleras son infinitamente más baratas que los pantalones -sería imposible cambiar de pantalón cada vez que el niño lo trae roto- pero, al cabo del año, uno se gasta un buen presupuesto en ellas. De hecho creo que voy a ir a la mercería para tratar de convencerles de que sería bueno crear bonos-rodilleras o algo por el estilo.

Hace menos de una semana compré, de golpe, diez pares -cinco para el chándal y cinco para el pantalón del uniforme- y ya he utilizado tres. Y es que, esa es otra, los primeros días las rodilleras mantienen su color original, que es el mismo que el de la prenda, pero después, de tanto besar el suelo, se van decolorando y el niño lleva al cole un pantalón gris marengo combinado con un gris perla en la zona de la rodilla. Lo que viene siendo un cuadro…

Antes que me digáis nada, sé que las niñas no lo tenéis mucho mejor y que vuestro presupuesto ser va en leotardos. Yo también pasé por ellos pero ahora estoy en otra etapa….

Os dejo alguna que otra imagen de rodilleras y sitios en los que encontrarlas.

1. www.todoparaelcole.com 2. www.laredoute.es 3. www.belandsoph.com

Lástima que en los uniformes no dejen poner las estampadas.

Confío en que a partir de este momento y con la madurez que le proporcionen los siete años que cumple hoy, la sensatez se instale en la cabeza del Super-Mindu -como él se autodenomina- y el problema se vaya resolviendo. Aunque mucho me temo que en esa cabeza mucha sensatez…

CONSEJO LLONGUERAS: a las que os morís de envidia y queréis un peinado como éste os diré que se consigue utilizando Neositrín… ya sabéis, ¿no?

Feliz fin de semana.

———

Etiquetas

15 Comentarios

  • nuria dice:

    Muchas felicidades para tu niño. El look Neositrin es total, yo también lo consigo un par de veces al año (la última vez fue el día antes de la comunión…imaginate)

  • Lunata dice:

    Felicidades para tu peque, que tenga un gran día, ese consejo Llongueras es para morirse de envidia. Yo ya pase la etapa de los pantalones con agujeros, pero me ha encantado lo del bono de rodilleras, es genial!

  • María José dice:

    María, te quiero, jajajaja. He buscado Neositrín en Google y aún me estoy riendo. Felicidades a tu peque y genial tu post. Como siempre. Un beso guapa

  • Mamen dice:

    Muchísimas felicidades a “tu” Iker particular (que con el look Neositrin está monísimo) y a seguir ahorrando para rodilleras, que por cierto las de forma de estrellas son ideales.
    Yo he tenido la suerte que en los 6 años de uniforme de María (5 de cole y 1 de guardería) no me ha roto ningún pantalón de chándal y ningún leotardo ¡qué bien!, pero sí que “tuneo” algún jersey con coderas.
    Besos

  • Felicidades!! Me ha gustado mucho tu blog y encuentro muchos consejos interesantes en él.

    Un saludos!
    Cristina

  • ana dice:

    Ah!!!! No soy la única que se pasa remendando pantalones!!! qué consuelo. Ya he probado con rodilleras delante reforzadas con rodilleras en la parte de dentro, con rodilleras hechas por mi, con …buff, pero efectivamente es lo que tiene el fútbol en el recreo y las paradas a lo Iker, que por supuesto suponen gran refregón por el suelo y su consiguiente 7, claro está cada día en un sitio distinto. Paciencia!!! en verano dejamos de tener ese problema!!!

  • Clara dice:

    Felicidades para el peque… que ya no es tan peque.
    Yo el look Neositrín lo hago con gorro de plástico y toalla al cuello, no queda tan mono pero es muy efectivo, je, je…

  • Sara M. dice:

    Pobre mía, la verdad es que eso es desesperante. Yo si he puesto, ya muy desesperada la verdad, rodilleras fuera de sitio. Aunque en mi caso lo tenía que hacer en el pantalón del chándal, cosa mucho peor pues es bastante más caro. De paso te digo que en los Dunnes Stores (copia prácticamente exacta de Primark, las dos son además irlandesas), venden los pantalones de uniforme largos a 7-8 €. Si has leído bien, ese es el precio. Yo incluso los he comprado a 6, según el modelo. Así que inténtalo, a lo mejor hasta tienen tienda en internet. Espero que te sirva de ayuda (o consuelo).
    Por cierto, ¡Muchas felicidades al Mindu!

  • Ara dice:

    Me encanta el look!! Hay que tener estilazo para llevar ese pelo, supermindu lo clava!! Como lo vea mi marido te llama fijo para ver como se consigue.
    Buen finde, gracias por estos post tan simpáticos

  • Elena dice:

    Muchas felicidades al peque y de regalo unas rodilleras jjjjjjee

  • Elena dice:

    Yo pensaba que las rodilleras era horribles hasta que tuve que comprar el tercer pantalón de chándal… ahora me encantan y creo que se las voy a poner también la ropa de los domingos… un beso.

  • Maria me encanta tu blog, te sigo desde el 2010 ¡ cuantas cosas hemos compartido! Mi hijo que tiene 3 años, ahora le ha dado por jugar a gatas! al perrito, al toro,al hipopotamo….y ya me ha roto siete pantalones de chandal y cinco del uniforme…así que me voy apuntar a la moda de las rodilleras!!!

  • martab dice:

    Jaja María, el año pasado el chiquitín (4 años) salía tan contento y yo solo miraba las rodillas, otro roto, cada día más grande, me costaba sonreirle… y a la profesora… Era un método buenísimo para la inteligencia (gateando y arrastrándose por el colegio… ). Mis rodilleras son marino, pero al tercer lavado se vuelven moradas boli corvina… horribles, y cada una en un sitio para tapar lo imposible. (Pantalones cortados… hasta noviembre y desde marzo).

  • Paloma dice:

    Muchas felicidades a Mindu, me encanta su look jajaja
    Y sí, yo soy madre de niñas y me estoy planteando poner rodilleras en los leotardos: las últimas dos semanas, teniendo en cuenta el día de fiesta, han roto 7 pares de leotardos: dos la mediana y 5 la pequeña… En fin, deseando que pase el frío

  • Arancha dice:

    No pude leerte el viernes, y madre!!! lo que me perdí.
    El tuyo hace de portero, pero el mio, es delantero, palabras textuales, pero mamá, es que me tiro en planchaaa!!
    y se troncha, jajaja casi como yo, que casi me lo como!!

    Yo lo tengo mas facil, no van en uniforme, asi que su indumentaria habitual son los pantalones de pana de primark, nunca crei que llegara a eso, pero en 3 meses de curso llevo 4 y la hucha no da para mas!!
    Un beso, y felicidades! (en mi casa tb se cuelan los piojos!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *