Y también estuve en Intergift -1ª parte-

—————–

El otro día os comentaba que estuve dando un paseo-express por Intergift y que me topé con el stand en el que Vicky Martín Berrocal presentaba su nueva  colección de papelería.

Dejando a un lado este “econtronazo”, que llenó de sentido e ilusión mi visita a Ifema, os voy a contar, de todas las cosas que vi, las que más me gustaron.

¿Conocéis el dicho “están todos los que son pero no son todos los que están”? o era ¿”son todos los que están pero no están todos los que son”? Lo que os quiero decir es que os hablo de las cosas que vi pero, teniendo en cuenta que fui “a toda pastilla”, seguro que había miles de marcas más que, de haberlas visto, me hubieran gustado. Yo soy así… facilona.

Como, además, he perdido todas las tarjetas que fui cogiendo y la libreta en la que iba tomando notas, me temo que la lista de los no-nombrados sería infinitamente más larga que la de los nombrados.

Del orden en el que fui visitando las marcas no vamos a hablar por la sencilla razón de que no me acuerdo. Tengo una especie de agujero negro en mi memoria generado por la visión, nada más llegar, de esta imagen.

No estaba preparada. Hacía calor, yo iba con mis sandalias con los pies al aire buscando una coca-cola light bien fresquita o, en su defecto, una botellita de agua y me encontré con que había decoraciones navideñas por doquier. Confusión.

Traté de recuperarme del shock y empecé a buscar el stand de las muñecas KIMMIDOLL. Mi interés no era otro que el de responder a la invitación que me habían hecho desde la marca para visitar dicho stand y conocer los productos. Productos que, dicho sea de paso, ya conocía pues a mi hija -como a otras muchas niñas de su edad- le encantan.

Para las que no conozcáis la marca -que no seréis muchas- os diré que las Kimmidoll son un unas muñecas de origen japonés que, cada una con un nombre distinto, representan alguna virtud. La verdad es que son una monada pero, ¡ojo!, no penséis que por el hecho de regalar a vuestras hijas la muñeca de la amabilidad, éstas se van a volver amables de sopetón. Me temo mucho que no funciona así.

Por experiencia os diré que la del respeto, la generosidad, la gratitud y la sonrisa no acaban de funcionar demasiado bien. De todas formas no hay que rendirse. Si queréis probar a ver si en vuestras hijas funcionan mejor que en la mía tenéis un montón de “cualidades” para elegir. En la web de la firma las podéis ver todas y ya me diréis si os habéis decidido por alguna.

WWW.KIMMIDOLLS.ES

Mi relato de mi visita a Intergift no ha hecho más que empezar pero lo dejo aquí porque me tengo que ir….

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *