Para el padre, para la madre…

mi fábula

Este año el Día del Padre me pilló fuera de juego. Fuera de juego y en Burgos. Fuera de juego, en Burgos y sin mucho tiempo para pensar y para comprar algo para el SQVEMCYEEPDMH.

Menos mal que, de vez en cuando, una es una mujer de recursos -sobre todo online- y me acordé de una web que descubrí hace tiempo, que se llama Mi Fábula y en la que recordaba haber visto cosas para los papis.

Tengo que confesar que, dado el estrés que me generaba no estar en Madrid y no tenerlas todas conmigo con respecto a la fecha, en vez de utilizar el procedimiento de compra establecido, les escribí directamente un correo explicando mi situación de desplazada, lo mucho que quiero al SQVEMC, el poco tiempo que tenía para salir de compras, lo mucho que me habían gustado los llaveros de la firma, etc. etc. En fin, que yo mi vida se la cuento al primero que se me poner por delante.

También me dejé asesorar con respecto al artículo a elegir porque, detrás de este cuerpo serrano, se esconde una falta de seguridad en una misma digna de un profundo estudio psiquiátrico.

Conclusión, en menos de tres días tenía en casa -me llamaron los niños para decirme que había llegado un regalito- un paquetito con un llavero de plata grabado con el nombre de los tres niños e ideal para quedar como una reina el Día del Padre. Cosa que así pasó.

mi fábula

Os cuento todo esto porque se acerca, a un ritmo imparable, el Día de la Madre. Esa fecha tan especial en la que solo pensamos en estar con nuestros hijos y disfrutar de los preciosos regalos que nos habrán hecho, con tantísima ilusión, en el cole: abanicos pintados, collares de macarrones, flores de papel… En fin, todo un sinfín de pequeños detalles que hacen de tan comercial fecha un día tan especial.

Personalmente no necesito nada más que el cariño de mis retoños y sus artísticos regalos, sin embargo, el SQVEMCYEEPDMH suele tener también un detallito -supongo que en agradecimiento y en reconocimiento por mi gran labor como madre y esposa-.

Así que, para ponérselo fácil y no hacerle pensar ni trabajar más de lo necesario, ya que encargaba su regalo, decidí encargar también el mío -por aquello de aprovechar los gastos de envío-. Esta vez me va a regalar una pulsera de piedrecitas, por variar un poco. Os pongo foto pero tenéis que hacer como si no la habéis visto porque, en realidad, todavía no me la han regalado. El día que me la regalen os la vuelvo a enseñar y disimuláis, hacéis como si fuera la primera vez que la veis.

  mi fábula

Os dejo el enlace a la tienda y, a continuación, un par de avisos que os pueden interesar.

WWW.MIFABULA.COM

 

mi fábula

 

mi fábula

Personalmente no tengo mucho interés por comprar un vestido de Comunión pero, no cabe duda, de que puede ser una buena oportunidad. El espectáculo de magia tiene buena pinta así que, a lo mejor, lo intentamos…

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *