Las cosas en su sitio.

Estoy francamente preocuada. El número de comentarios que tuvo el post de ayer casi quintuplicó la media de comentarios que, normalmente, tienen mis entradas. Es decir que de 3 o 4 que suele ser lo habitual -eso es arrasar-, ayer tuvimos unos veinte.

Sí, ya sé que esto debería ser un motivo de satisfacción pero, ¿me queréis explicar por qué este incremento se produce, justamente, el día en el que hablamos de “underwear” masculino?, ¿me podéis decir que pasa por vuestras cabezas?, ¿por qué perdéis la “vergüenza comentarista” precisamente con este tema y no con otros infinitamente más llamativos en cuanto a diseños originales, telas vistosas, utilidad, etc., etc. ?

Yo llevo todo el día pensando en ello. A vosotras solo os pido diez minutos de reflexión:

¡Hala, ya! No esperéis a que caiga toda la arena porque antes de que eso pase nuestros niños se habrán casado y nos habrán hecho abuelas.

Después de mucho meditarlo, y con el fin de volver a poner las cosas en su sito y no dispersarnos más de lo necesario, hoy os voy a hablar de una marca de la que no os había hablado antes pero que, pienso yo, os va a gustar.

Se llama Candy Floss y, aunque en su web no se ven muchas cosas, he encontrado estas fotos de algunos de sus vestidos en la web de Pam Pam. Me parecen ideales y, además, tienen un precio monísimo, rondan los 30 – 35 euros.

Además en Pam Pam, podeís encontrar, por ejemplo, la ropa de Patricia Mendiluce…

…y otras cosas. A mí me ha gustado el vestido de los lunares pero no hay talla para mi hija lo cual, en vez de vivirlo como un drama, he decidido vivirlo como una oportunidad más el auto-control y la satisfacción personal. También os digo que, si lo hubiera de mi talla, no lo dudaría. Es de Creaciones Copo.

Os dejo el enlace por si os ha gustado algo y todavía no tenéis muy dominado lo del auto-control.

www.pampaminfantil.es

2 Comentarios

  • Hola Maria, yo he leído tu comentario de ayer sobre el underwear hoy, así que te haré un comentario sobre ello, ya que me ha hecho mucha gracia leerte viendome reflejada en ti hace unos años cuando veía a esos adolescentes enseñando sus retaguardias llenos de orgullo y yo me decía a mi misma: con lo monos que llevo a mis niños a mi eso no creo que pase. Pero el tiempo ha pasado y ahora a mis 39 años tengo un adolescente de 15 y otro preadolescente de 12 que van encantados siguiendo esa espantosa moda y su padre y yo todo el día repitiendo lo mismo: “subete el pantalón “. Quien me iba a decir a mi que mis bebes tan monos con sus peleles, sus faldones… Se convertirían en estos chicarrones orgullosos de enseñar sus posaderas. Bueno Maria me despido con un besiño desde Ferrol.

    • MIRIAM MONTANA dice:

      Aiss Sandraaa que yo nunca me lo había planteado, todavía estoy en la etapa pelele, miedo dá pensarlo, espero que esta moda pase pronto y no les llegue a los míos 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *