Calzando a la bruja.

 Tengo que empezar pidiendo disculpas por la usencia de post el viernes pasado. Desgraciadamente viví una situación un tanto tensa de consecuencias muy desagradables de las que, gracias a Dios, ya me he recuperado pero que no he olvidado y no olvidaré hasta que no obtenga la reparación que yo creo me merezco.

Como muchas sabéis la semana pasada se celebró el día de Extremadura que coincide con la celebración de las fiestas de Don Benito -que, casualmente, se encuentra en Extremadura-. Como ya hiciéramos otros años, sin ningún contratiempo destacable, decidimos ir a la citada villa, cuna del siempre paciente SQVEMCYEEPDMH, para pasar un par de días con la familia -política, en mi caso-. Para que ésta se diera cuenta de que yo le doy a la señalada fecha la imprtancia que se merece -y que su tierra es como si fuera la mía- decidí acudir a la peluquería con el fin de estar lo más presentable posible dentro, claro está, de mis posibilidades.

Ya entrada la noche, el arriba mencionado y yo decidimos llevar a los niños a la feria y dar por terminada, de esta manera, su temporada vacacional –que no la nuesta que ya terminó hace unos días-. Con el fin de satisfacer los deseos de nuestro benjaín los cinco miembros de la familia subimos al –supuestamente muy divertido e inocente- tren de la bruja-

Mi sorpresa fue mayúscula. En primer lugar, las brujas de ahora no son como yo las recordaba: debajo del típico atuendo no había una fea anciana con nariz puntiaguda y berruga en la punta, debajo del atuendo se escondía lo que a mí me pareció un hombre de no muy elevada edad con pelo terminado en punta y un pequeño pendiente en la oreja.

Las dudas, como no podía ser de otra manera, me asaltaron: ¿me he pasado toda mi vida engañada creyendo que cada vez que montaba en  tan entrañable atracción los escobazos no me los daba una bruja  de verdad? (menos mal que nos quedan Los Reyes Magos y El Ratoncito Pérez) o ¿la corriente transexualista que vivimos en nuestros tiempos ha hecho mella también en el mundo de la alquimia y donde antes había brujas ahora hay brujos y lo que antes eran sabios magos ahora son doctas magas?

Pero ésta, aunque también impactante, no es la historia que os quería contar. Además de este cambio, en el tren de la bruja se han incorporado grandes novedades. Actualmente no se conforman con dar escobazos a diestro y siniestro como hicieran antaño, ahora de dedican a llenar el aire con bonitas burbujas de jabón y, aquí llega el problema, rocían a los incautos pasajeros con agua pulverizada.

Os habéis dado cuenta del drama, ¿verdad? El dinero gastado en peluquería, tan solo una horas antes, quedó tan pulverizado como mi alisada cabellera que, en ese mismo momento, dejó de ser lisa pasando a presentar un encrespamiento idóneo para explicar las ventajas de utilizar una crema suavizante anti-encrispamiento.

Ya os he dicho que me he recuperado, soy una mujer fuerte, y he conseguido reanudar mi vida cotidiana. Pero, lo siento mucho, no olvido. No quiero venganza pero sí quiero justicia. Nadie se imagina lo que se siente llegando a la feria hecha un primor y salir hecha un adefesio.

Supongo que me comprendéis y disculpáis mi ausencia del pasado viernes. No solo no me encontraba psicológicamente recuperada, es que además estaba inmersa en la búsqueda de un abogado que lleve el caso. Todavía no lo he encontrado pero no pierdo la esperanza: busco un letrado sin escrúpulos, capaz de llevar mi demanda hasta Estrasburgo si fuera necesario, que sea capaz de hacer frente a las adversidades que son muchas ya que el caso presenta algunas lagunas pues, por más que insistí, no conseguí que la persona que me vendió las fichas me hiciera una factura por el importe de la compra y, además, el shock vivido fue tan grande que no me acordé de hacerme una foto de mi mojada cabeza que sirviera como prueba incriminatoria. He intentado contactar con Javier Saavedra y Marcos García Montes pero no parecen estar interesados. En fin, si entre vosotras se encuentra la Alli McBill o la Erin Brockovich que necesito que se ponga, por favor, en contacto conmigo.

Y, aunque no quiero hablar más de este triste episodio no me queda más remedio que retomar el tema del atuendo “brujeril”. ¡Y es que no podía ser más cutre! No solo se atisbaban unos pantalones vaqueros (o “denim” para ser modernos) bajo la arrugada capa negra, es que además se veían claramente -aquí ya no hablamos de atisbos- unas deportivas Nike plateadas. ¡Vamos, hombre! con lo fácil que es hacerse hoy en día con un calzado mucho más apropiado para la ocasión.

Porque me imagino que a estas alturas ya os habréis dado cuenta: se lleva lo retro. Yo estoy muy contenta porque habitualmente me entero de las tendencias cuando ya han pasado pero esta vez la he cogido al vuelo.

Por un lado, y esto es una maravillosa noticia, vuelven los “retro-sexuales”. Bueno, algunos nunca se fueron -yo conozco a alguno…- Y en el tema calzado también vuelve lo retro y, esta vez, el calzado infantil también se apunta al carro.

Os he preparado una selección que va desde el clásico zapato inglés a las botas de la mismísima Mary Poppins perfectas para la Bruja Mala,  ¡a ver si se le pega algo!  Pinchando en las imágenes enlazáis con las tiendas. Espero que os guste.

NOTA: En La Rebotita podéis elegir el color. En 123ZapatitoIngles también se hacen por encargo y podéis elegir la combinación de colores que queráis.

Abstract: Retro-fashion or Vintage trends are back. We offer today a selection of shoes and boots following these new tendences. They are perfect both for Mary Poppins or the ugliest witch.

5 Comentarios

  • Sara m. dice:

    Jajaja, María, al principio pensé que iba en serio lo del episodio desagradable. Yo también he vivido un par de ellos. El del tren de la bruja hace ya años, y si, es deplorable; el segundo, con la Rebotita ¡solo hacen hasta el 36!. Y mi no-enanilla, sino más bien “pre”, ha decidido sin consultarme, que este año va a calzar un 37. Resultado: los maravillosos blutcher que encargué para ella en La Rebotita, han tenido que pasar a manos, perdón, pies, de una amiga. Y directamente no he tenido opción de encargale unas pascualas… Menos mal que en este punto intervienes tú, y me das otras ideas. Muchas gracias, porque las fotos me encantan. Voy a cotillear un poco más a fondo. Besos. ¡Y corre a por el suavizante anti-encrespamiento!.

  • Naiara dice:

    Jajajaja!! Te comprendo perfectamente, que rabia da!! Y la bruja encima sin ningún tipo de escrúpulo, le importa un pimiento que vea que te estás metiendo prácticamente entre las piernas de tu hija que ella seguirá aporreándote en la cabeza con la escoba. Está claro que la bruja de ese tren era mala malíiiiiiiiiiiiiisima. Seguro que tenía un montón de verrugas!

    Por cierto, preciosos los zapatos…….ainsssss……. me encantan!!! Pero no puedo comprarselos a mi pequeña porque en el cole nos tienen prohibidíiiiiiiiiisimos llevarles con zapatos de cordones. “Ropa cómoda” es el lema de su tutora, y pobre de ti como se te ocurra llevarle con algo que no tenga velcro, goma o similar :-((( Es para echarse a llorar…… Lo que no entiendo es porque no les ponen un uniforme, si total, no te dejan vestirles con casi nada!!

    No podrías, sugiero, comento, hacer un post sobre ropa con velcro y gomas bonita?? Es que no quiero llevar a la niña todo el día con deportivas y chandal!!!!!! A ver si me puedes dar ideas……. por Dios!! No sé como voy a pasar el curso si no…. igual me da una depre antes……

    Besos!

  • Elena dice:

    Lo del tren de la bruja es tremendo chica!! Ya ni es bruja ni es nada, que no hay que fijarse mucho para ver lo adefesio que van vestidos en ese tipo de atracciones con lo fácil que es apañarse un disfraz medio decente acorde con la situación…y con lo están cobrando, que esa es otra.

    Lo de las pompas me deja helada. No tenía ni idea. Me lo apunto por si acaso…que no veas cómo se ponen a mi los pelos si me los humedecen…un desastre total!!!

    Y sí, se vuelve a llevar lo retro. Afortunadamente. Para las que adoramos ese estilo…y para las además tenemos el hobbie de hacer cositas de manualidades con telas y complementos con aires de antaño.

    Me encantan esas botas. Me chiflan!!. De hecho yo tengo unas negras superparecidas a las de la Rebotita 😀

    Ese tipo de calzado además de mono es que es supercómodo, que no es poco.

    PD: Naiara…hay que ver la turra que les ha dado con los velcros, eh?. Y mira que es dificil encontrar zapatos monos que no tengan cordones. Estaremos “ojo avizor” por si María nos encuentra opciones ideales.

    Maríaaaaa…!!!!….ya tienes una nueva búsqueda que hacer 😀

    Muchos besitos.

    Elena
    Camilenas – camisetas personalizadas
    http://www.camilenas.com

  • Beatriz dice:

    Por si os sirve de idea, yo lo de los velcros y las gomas para el colelo he solucionado con los pantalones de Gocco que tienen vaqueros y pantalones de pana con goma o botones fáciles (en función de la edad) y por supuesto con faldas y vestidos. Los pantalones se pueden combinar con blusones y lazo en el pelo y están muy monas. Y para el tema zapatos hace unos años encontré unos de Conguitos que hacen en marrón y azul marino. Son tipo bailarina y hay versión con hebilla y con goma. Son bastantes sencillos y super resistentes están como nuevos a pesar de utilizarlos para el cole. He intentado buscar fotos pero no puedo pegarlas os dejo la referencia (BI116200), Los podéis ver en su web. Yo los suelo comprar en De Pablos pero los he encontrado en más zapaterias infantiles. Para los días más duros del invierno he tenido que ceder y ponerles botas tipo Kickers con velcro, no es que me encanten pero con pantalones no quedan mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *