Vuelvo a FIMI por los pijamas de OH! SOLEIL

Ayer me llegaron los pijamas de Oh! Soleil que compré el otro día en Glamounity y he reflexionado.

– ¿Realmente son necesarios? NO, para nada.
– ¿Son monos? SI, monísimos.
– ¿Eso me hace sentir mejor? NO, en absoluto.
– ¿Estaban bien de precio? SI, muy razonable.
– ¿Eso hace que disminuya mi sentimiento de culpa? NO, NO y NO.

No, no me siento mejor. Sí, me siento fatal. No había necesidad de comprar cuatro pijamas o, mejor dicho, no sé si había necesidad porque no tengo ni idea de los que ya tengo y de los que me servirán este verano.

Al Mindundi seguro que le sirve lo del año pasado… y lo del antepasado… y lo del anterior al antepasado.

A María le compré varios camisones el año pasado y si este verano le quedan un pelín más cortos no debería pasar nada ¿verdad?

Tachenko sí. Él si necesita renovar su vesturario todos los años. De hecho uno de los pijamas es porque sé que el del año pasado le va a quedar pequeño así que le he comprado uno para igualar -más o menos- con los hermanos.

Hasta ahí bien pero entonces:

– ¿Por qué comprar otros tres pijamas, uno para cada hermano? Menos mal que solo tengo tres niños, si llego a tener ocho trabajaría solo para comprar pijamas.

– ¿Realmente es necesario que los hermanos vayan combinados hasta cuando duermen? Con que tengan un conjunto igual para ir a casa de la suegra o por si la suegra viene a casa debería ser suficiente.

– ¿Van a caber todos los pijamas en el cajón? Definitivamente no. Como el Mindu no cambia de talla sus pijamas nunca salen del cajón y, además, voy dejando todos los de su hermano para cuando le sirvan. Hay overbooking de pijamas.

– ¿Irá la niña al campamento este verano? Probablemente sí con lo cual ya la hemos vuelto a liar. Lo normal hubiera sido ir a Carrefour a comprar un par de pijamas de batalla y no comprar un camisón lleno de puntillas y lazo.

– ¿Habré acertado con las tallas? Pues no y éste es un tema lo suficientemente importante como para tratarlo por separado.

Porque, tú te sientas delante del ordenador, decides lo que vas a comprar, seleccionas la catindad y, cuando vas a seleccionar la talla, te asaltan todas las dudas. Estas a punto de pinchar la 8 cuando piensas, ¿no era la talla 8 la del año pasado?, si era la ocho necesito coger la 10. Claro que, quizás, la del año pasado fuera la 6 porque el niño tenía 5 años. No, definitivamente la del año pasado era la 8 así que cojo la 10. Pero si cojo la 10 le puede quedar muy justito y solo me va a durar un año porque el niño está muy grande. Mejor cojo la 12. ¿No será demasiado? Y, ¿qué talla cojo a los otros?.

Y mientras tanto otras madres más seguras de sí mismas están comprando al otro lado del ordenador y cuando finalmente decides la talla, resulta que te has quedado sin ella. O lo que es peor, ya la habías seleccionado pero como te has tirado media hora cavilando -6, 8, 10, 12, 12, 10, 8, 6- te ha expirado la bolsa de la compra y, al volver a empezar ya no está el pijama que tú querías pero es que, el otro que también te gustaba, tampoco está..

¿La solución?  Muy sencillo, planificar, planificar y planificar. Si yo sé dos días antes, que lo sé, que Oh! Soleil va a vender pijamas pues busco y rebusco los del verano pasado, miro las tallas, pruebo a los niños y cuando llegue el día D, ¡zas!, directa al grano.

El SQVEMCYEEPDMH piensa lo mismo. Dice que debería planificar más, sobre todo cuando voy a la compra ya que así no tendríamos ahora nueve botes de Ligeresa, siete cajas de Special K y 3 paquetes de 24 rollos de papel higiénico.

Pero ese es otro problema. Y ahora que lo pienso, os he contado todo el “affair” pijamas cuando realmente lo que quería explicaros es que al recibir los pijamas, entre reflexión y reflexión, me acordé de que uno de los stands que más me gusto en FIMI fue, precisamente, el de Oh! Soleil.

Tenían pijamas, ciertamente, pero también presentaban su primera colección de ropa de invierno y, tengo que decir, que para ser la primera no está nada mal. Es un estilo que a mí me gusa mucho, muy sencillo, muy ponible, telas con distintos estampados, muchos de flores -grandes y pequeñas-, algunos vestidos combinando estampados -flores y lunares-. Para los niños, entre otras cosas, polos como los de la foto. En fin, realmente una colección muy bonita. A mi se me quedó grabado un vestido estampado en flores verdes combinado con una tela verde con lunares blancos, de esos a los que pones debajo un polo de cuello vuelto y dices, ¡qué mona va mi niña! Os dejo unas cuantas fotos para que os hagáis una idea y el enlace a su web, así podéis ver lo que tienen para este verano.

19 Comentarios

  • Mamen dice:

    Uy, hace 2 minutos no había nada y ahora sí, ¡estás al otro lado de la pantalla!
    A mí me pasó lo mismo con los pijamas, ideales, pero recapacité y pensé, ¿cuántos pijamas tiene María? Y como seguro que eran más de 3, me contuve…(¡raro en mí!).
    Besos

  • Anonymous dice:

    Pues yo no pude contenerme, nada mas leer tu post de los pijamas me meti para comprar uno…y le compre dos un camison y otro de pantalon!!!!y no compre mas porque mi hijo tiene solo 4 meses y ese tipo de pijamas todavia no le van asi que los compre solo para Lola (2 años y esta para comersela con el camison) me llegaron el viernes pasado y estoy encantada con ellos, todavia los miro pensando lo ideales que son!!! Gracias Maria!! No se que hacia yo antes sin ti. Macarena.

  • Susana dice:

    hay maria cuanto me he reido ajjaja y yo pensando pero mira si sera que hasta los pijamas son igualitos jajaja yo me imagino a la niña con el pijama de puntillas en el campamento y digo "vaya si va a llamar la atencion… " por que por si se pierde la mayoria metemos ropa de dormir de PRIMARK no pijamas de 30 euros que seguro qeu se extravian jajaja pero chica antes muerta que sencilla haces bien,
    besos desde leon

  • Susana dice:

    OPERACION BLACKBERRY:

    NO SE OS OLVIDE QUE ESTAMOS HACIENDO LA COLECTA PARA LA BLACKBERRY

    VIENDO EL EXITO QUE ESTAMOS TENIENDO NO CREO QUE PODAMOS COMPRAR MAS QUE UNA DE JUGUETE PERO NO PIERDO LA ESPERANZA

    MANDAR UN MAIL A :

    LASCOSASDEPAULA@GMAIL.COM

    NO SE DA DINERO HASTA QUE NO SEPAMOS CON CUANTAS CONTAMOS Y CUANTO PUEDE DAR CADA UNA,

    SALUDOS DESDE LEON

  • Carmen dice:

    Jajaja… María, esas madres que compran los pijamas antes, no es que sean más seguras que tú, es que empezaron antes!!! Además, si esperas un ratito más, puedes volver a encontrar el que querías al principio, porque a ellas también les expiró la bolsa de la compra!!! A mí me pasa siempre… Esas compras de 10 minutos me extresan más que todo un día de compras por Sevilla, que ya es algo…
    Voy a ver lo de Oh! Soleil ,que ya está aquí el verano y no podemos perder tiempo… Estaremos locas…!!! Un beso

  • www.arribaeneldesvanbycarmenhf.com dice:

    opino que nunca se tienen suficientes pijamas….son de esas cosas que siempre se compran más de la cuenta "porsi"….
    yo tengo un trastorno aun peor….compro fundas para los cojines…no sabemos muy bien porqué…pero siento una necesidad de comprarlos y no la puedo controlar….

  • SUSANA dice:

    María, lo que te pasa con los pijamas son gajes de madre previsora, pasa mucho, creeme. Tiene difícil cura creo que con los años (de los hijos me refiero) bajan un poquito los síntomas, pero no te hagas ilusiones, solo un poquito, vamos casi ná.Paciencia, aceptación y resignación es lo que recetan en estos casos.
    Susana (de León) yo tambien me solidarizo con el tema black.

  • ana dice:

    María, me parto!!!!! Definitivamente….padecemos los mismos "síndromes" Besos

  • Lucia dice:

    Imposible no comprar, eran monísimos!!! Yo compré 3……

  • Patricia dice:

    Ya sé que no sirve de nada darme cuenta de que no soy la única que compra, compra y compra pero…………. me tranquiliza, je,je,je.

    Besos.

  • MAR dice:

    Ja,ja,ja,ja,ja¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Ese sentimiento de culpa me lo conozco yo, y me encanta compartirlo con vosotras; me reconforta muchísimo saber que hay otras mamis que les pasa lo que a mí: aún no he terminado de poner el pin de la tarjeta cuando ya me está asaltando el remordimiento y empiezo a acordarme de todo lo que tenía guardado del año pasado, y de verdad que casualmente un minuto antes me había quedado la mente en blanco y era supernecesario un cuarto pijama para el prícipe o camisón para la princesa.

    Me parto con los tres pijamas iguales "por si vienene la suegra".

    Una vez más, enhorabuena por ese humor al escribir, y por hacernos sentir tan comprendidas y, aun a pesar de estar tan lejos en distancias, tan unidas en muchas cosas.

  • yngrid dice:

    Jeje… eres terrible ¿qué necesidad tenías de sacar el tema "conciencia"?
    Yo me pregunto dos millones de cosas en cada compra, aunque debo reconocer que cuando es para las niñas lo pienso menos. Ahora voy a decir algo con la que seguro provocaré envidias, pero no lo hago con malicia:
    Cuando a principios de temporada ya he hecho la revisión de los armarios (este año es la primera vez que la hice antes de iniciar la temporada y las niñas tienen 7 y 8 años) y me dispongo a comprar, si me lo puedo tomar con calma pues miro, miro y remiro… pero si no tienen que ponerse le pido a mi marido que me acompañe " a hacer un recadito" y salgo de la tienda con toooooooodo comprado ¡este no se anda con titubeos! Lo mejor del caso es que después de muchos debates ha llegado a la conclusión de que es mejor hacerme caso o las cosas mueren en los armarios.
    Le voy a echar un ojo a los pijamas ¡que a mi si me hacen falta! y puedo pecar.
    Gracias.

  • Marta dice:

    Ja,ja! ¡Qué bueno! Por eso no me lanzo a la compra por internet, ya soy bastante mairrota con la compr "live".

  • ENTREDOS dice:

    Qué bueno es saber que no soy la única. Siemrpe pienso que s súper necesario, y luego, cuando estoy planchando pienso, de verdad tenían tanta ropa? pues sí, pero seguro que la próxima vez que vea algo monísimo pensaré que lo necesitan urgentemente.
    Besos

  • maria dice:

    Me apasionan los pijamas y los bañadores. Podéis llamarle obsesión o enfermedad directamente…..pero no puedo contenerme ante un bonito pijama o un atractivo y luminoso bañador….no te sientas culpable querida maría. Si te cuento los que tengo yo…ups! mejor no…
    De todas formas, piensa que con 14 años ya no les compraremos pijamas maravillosos con lo que a disfrutar ahora que podemos…..besos

  • elartesanodigital dice:

    pues yo hay noches te uso hasta tres pijamas, asi que nunca son suficientes. como han comentado por ahi, aprovecha ahora que cuando te quieras dar cuenta ya eligen ellos mismos su ropa… cómo crecen!!

  • Coconó dice:

    Aysyss, estoy llorando de la risaaaa

  • Mar dice:

    María,¡eres única!,pero¿ te das cuenta de que este blog además de informar de moda infantil es toda una sesión de risoterapia?,ja,ja,ja,ja,¡me estoy riendo con la historia de la compra stressante de todos esto pijamas,pero lo que más gracia me ha hecho es leer a Carmen cuando dice que a ella lo que la impulsa a la compra son las fundas de cojines.Cosas de cada una….cosas nuestras.

    ¡No cambies nunca!.

    Besos.

  • Un instante by poza dice:

    Me encanta tu blog !!! es graciosísimo !!! qué razón tienes con lo de los pijamas…. a mi me pasa con los pantalones de mis dos peques… ya los cuelgo de tres en tres !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *