Viernes, zapatos y bañadores.

Este fin de semana mis hijos han estrenado unos “amorosos” jerseis de cuello vuelto de Miss Valentina. Como soy su madre y les conozco, sé que todo lo que no sea una sudadera de algodón “les pica muchísimo”. Por lo tanto, he sido precavida y debajo de los jerseis les he puesto unas camisetas negras de manga larga.

Antes de que digáis nada ya os lo digo yo. Los niños no solo tienen camisetas negras, también tienen pantalones de ese color ya que los necesitaron para un taller de teatro de luz negra que hicieron el verano pasado. Espero que esta explicación, que es absolutamente cierta, me exima de cualquier sospecha.

Retomando mi relato. El domingo por la mañana fuimos a misa y, mientras acompañaba a la niña al sitio en el que se sienta junto con sus compañaeros de catequesis, dejé a los enanos bien colocaditos en un banco. Y, ¿qué creéis que ocurrió cuando volví a sentarme con ellos? ¡¡¡Tachenko se había quitado el jersey y se había quedado con la camiseta negra!!! Imaginaros la situación, un horror. Casi me da un soponcio pero no perdí la compostura por estar en el sitio en el que estaba. En voz baja y casi sin mover la boca le dije llamándole por su nombre y sus dos apellidos: “ponte ahora mismo ese jersey”.

Me responde sin ser consciente de mi estado de nervios: “mamá, pica”. “No pica y aunque pique, póntelo ahora mismo o no tienes postre”. “Pero mamá…” “No te lo repito, o te pones ese jersey o estás castigado sin Wii los próximos tres años”. Soy muy consciente de que ahí me pasé pero funcionó. Mi niño se puso el jersey y yo respiré aliviada.

¿Qué hemos aprendido de todo esto? Pues que no podemos descuidar los detalles y el interior puede llegar a ser tan importante como el exterior. Y que a partir de ahora, y en el caso de mis hijos, podréis decir que la belleza también está en el interior. La próxima vez que un hijo mío se quite un jersey os aseguro que debajo aparecerá una preciosa camisa.

¡Ah! Y los jerseis no pican. Los otros dos no dijeron ni mú.

Por lo demás el fin se semana ha transcurrido dentro de la normalidad excepto por el viernes por la tarde en el que estuve de maratón.

A la hora de comer fui al show-room de Pasito a Pasito. Me encantó todo y he de decir que también están preocupados por la “belleza interior” y han preparado sorpresas monísimas para el invierno que viene. Volví con una muñeca de La Nina vestida de Comunión para la niña y con un bolso modelo Kenya lleno de bolsillos para mí que va a ser la envidia de todas mis amigas, las que tienen bebés y las que no.

De ahí me fui a la liquidación de stocks de El Parque. Como me temía, ya estaba casi todo liquidado. Quedaban unos vestidos tiroleses preciosos pero eran de la talla 2 y, claro, ¿para qué quiero yo un vestido tirolés de la talla 2? De todas formas la visita mereció la pena porque me enseñaron los talleres que están en los bajos del edificio que es muy antiguo y tienen un aire “decadente” en el mejor sentido de la palabra que me ha encantado. Me gustó su ropa y, especialmente, los vestidos de arras. Si tenéis una boda y queréis que vuestros niños vayan muy, muy, arreglados y muy, muy elegantes, seguro que en El Parque encontráis algo.

De ahí me fui al show-room de Smallwhite. Me encantaría contaros lo que vi pero es que no vi nada. No quedaba ningún vestido en el perchero porque estaban todos en los probadores. ¡Qué le vamos a hacer! Otra vez será.

Y de ahí a Babuska. No os cuento lo que compré porque no tiene nada que ver con la ropa de niños pero parece una falda y se pone debajo de los vestidos, sobre todo si éstos son muy trasparentes. Empieza por “c” y termina por “n”. Es monísima y, encima, baratísima.

Para terminar una visita relámpago a Babuk. Cambié el vestido que me había comprado hace un par de semanas por una talla más pequeña ¡bien! y, ya que estaba allí, compré uno igual para María ¡mal!

Sé que el viernes dije que escribiría algo durante el fin se semana pero es que todavía no me he recuperado de la paliza del viernes.

A veces me llegan notas de prensa de lo más variopintas y que no siempre tienen que ver con la moda infantil. Por ejemplo, el otro día me llegó una de un vino tinto que tenía muy buena pinta. Estuve a punto de hablaros de ello pero pensé, mira que si de repente se detecta un incremento de niños divinamente vestidos caminando “en ese” agarrados de las manos de sus madres… Me estaba imaginando a Matias Prats con su guasa contando la noticia y pensé, mejor no digo nada.

Sin embargo, la que me llegó la semana pasada me gustó mucho y no es perjudicial para la salud, en todo caso para el bolsillo. Se trata de una nueva colección de zapatos para niñas y madres que presenta la firma Gloria Ortiz. Hasta ahora habíamos visto ropa igual para nosotras y las niñas -como los vestidos que acabo de comprar en Babuk- pero no estamos muy acostumbradas a los zapatos iguales ¿no?

Son cinco modelos en diferentes colores: manoletinas, sandalias y alpargatas. Se encuentran solo en El Corte Inglés, cuestan 49 euros y las tallas van desde la 26 a la 34. Lo que no sé es a partir de que talla son los de señora. Os dejo las fotos, me han encantado pero, por número, no hay para mi hija.

La segunda noticia, y por hoy vamos terminando, es que Mariona Barnils ha abierto un outlet online. Por lo que me han dicho van a incluir más fotos de los bañadores y algunos en tela para los niños más mayores pero no sé cuando. Los que hay en el outlet son monísimos. Yo tengo el de las flores Bouquet y es ideal. Tenéis el enlace en la izquierda pero os lo dejo también aquí.

Y mañana os cuento mi drama blackberriano pero me temo que voy a tener que dar la razón al SQVEMCYEEPDMH y organizar en serio la Operación Blackberry. Estoy desesperada.

12 Comentarios

  • Sara M. dice:

    ¡Uy, qué me vas a decir del "mamá, pica"!. A mi hija (como al tuyo hoy), le pican algunos jerseys incluso con camisa debajo. ¡Que me lo expliquen!. Recuerdo perfectamente cuando era pequeña y algo me picaba, pero si iba encima de otra cosa el picor desaparecía… En cuanto a lo demás, pues los zapatos muy monos, pero lo que más las manoletinas. Si vas a ir igual que la niña, que no haya diferencias de tacón/no tacón, que no se nota la igualdad. Y el outlet de MB es una perdición…

  • Marta dice:

    ¡Feliz San Vañentín a ti también María! ¡Dios mío, vaya con el capítulo de la misa, y cuán sabio tu consejo de cuidar el interior, ja, ja! Me han chiflado las propuestas de mamá y niña conjuntadas de zapatos, als alpargatas fantásticas. Un saludo, Marta.

  • Anonymous dice:

    Hola María, en tu Mindu veo reflejado lo que va a ser mi Nico dentro de un par de añitos jejejeje, por cierto ayer recibi el regalo del sorteo de compritas, una chaqueta azul con botones de madera de Rocio Fernandez Cotta para Nico, muchas gracias por haberte preocupado tanto para que la recibiese. Ayer aunque no salimos de casa se empeño en estrenarla, me ha salido presumido.

    Un besazo Carmen Rivero

  • Ada-quechulo dice:

    Veo que dio de si el Viernes!!. Menudo "reportaje" nos haces hoy.

    Los picores de la ropa y sobre todo de las "etiquetas" son un suplicio, por no decir de los leotardos que "por que resbalan", y arremangan el vestido para subirlos constantemente. Que se le va a hacer , son niños.

    Bueno , Feliz San Valentin!

    Un abrazo,
    Ada

  • ENTREDOS dice:

    Recuerdo que de pequeña me picaba un montón cierta ropa y lo pasaba fatal, porque yo quería sacarla y mi madre me miraba con cara de ni se te ocurra, jejeje. Por suerte mis hijas de momento no son así, pero seguro que todo se andará. Ahora bien, sabio consejo el de cuidar el interior.
    Me ha encantado tu post de hoy, voy a ver bañadores.

  • ana dice:

    No me extraña que no hubiera entrada el finde…no has parado!!! Menuda vida social. Un beso

  • Myriam dice:

    ¡Que bueno lo de la camiseta negra¡ me he reído un montón, a mi tb me hubiera dado un soponcio, jaja. A mis hijos lo que siempre les picaba eran las boinas escocesas, monísimas pero se las iban sacando poco a poco hasta que parecía que llevaban un platillo volante en la cabeza…
    Besos

  • Susana dice:

    CHICAS MUCHOS BAÑADORES MUCHOS ZAPATOS PERO LA OPERACION BLACKBERRY SIGUE ABIERTA,
    SI TOTAL SI NOS APUNTAMOS TODAS LAS QUE LEEMOS NOS SALE A 1 CENTIMO ESCASO AJAJJA
    BUENO ESPERO QUE PRONTO OS ANIMEIS.
    SALUDOS MARIA DESDE LEON

  • ELOISA dice:

    Ja, ja lo de la camiseta negra es buenísimo… basta que los calcetines sean de rayas horizontales – lo peor – (total, lleva unas botas ideales de montar en cuero clarito) para que a la niña se le ocurra quitárselas delante de todo el mundo porque el calcetín le ataca¡¡¡. Por supuesto el día que los calcetines son camel con borlas colgando no ven la luz. Al niño le corté en la puerta de casa las mangas de la camiseta interior justo antes de salir porque por más que se las doblaba le salían por debajo del polo Hacket… le dio un calor horroroso en más de tres ocasiones en el cumple de su mejor amigo… muy fuerte¡¡¡¡¡¡ y lo que se sufre…. ja, ja¡¡¡¡ y lo que gusta ver una mami que cuida los detalles… ja, ja¡¡¡.
    Me encanta cómo reflejas día a día la realidad de una familia con niños que por más que nos empeñemos son niños y cuando tienen calor o les molesta algo no miran ni para atrás¡¡¡. Enhorabuena.

  • elartesanodigital dice:

    me han encantado los zapatos de gloria ortiz… pero tengo un problema, el que me gusta para mi es el de la niña!! ¿lo tiene en el 40??? (lo dudo)
    un besote, si te sirve de consuelo, mi hijo muchos días tengo que sacarlo a la calle disfrazado de EL ZORRO, asi que mi problema es el Exterior, y no el Interior!

  • jaime dice:

    El "mamá pica", es un clásico, je je, cómo me identifico con el Mindu…

  • Anonymous dice:

    Jajajajaja.

    Lo que me he reído con este blog y las anécdotas de su autora con sus churumbeles.

    Un saludote y volveré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *