TRAPITOS o la inocencia de un padre primerizo.

¡No os vuelvo a contar nada! He estado en el mercadillo de Marta Sedano y no me habéis dejado nada, pero nada de nada. Estoy pensándome si daros las fechas de el de Ancar que está a la vuelta de la esquina…

Lo único que me he traido hoy del mercadillo ha sido información. He estado charlando con Marta Sedano y, efectivamente, éste era su último mercadillo pues cierra la firma. Una pena. No descarta hacer alguna otra cosa pero desde luego la firma Marta Sedano echa el cierre. Como ella misma me ha dicho hay etapas que van pasando y otras nuevas vendrán.

Y dicho esto, y deseando a Marta Sedano lo mejor, volvamos a los bañadores. Hoy os hablo de Trapitos y para ello tengo que recurrir una vez más a las perlas del señor que vive en mi casa y es el padre de mis hijos.

Conocí esta marca estando embarazada de cinco meses de María ya que Conchita, amiga de mi madre y una de las personas más expléndidas que he conocido, me regaló la bolsa, el cambiador y una cestita para las cosas de aseo. Las tres cosas eran muy monas pero no le di mayor importancia porque por aquél entonces la ropita y esas cosas no me preocupaban mucho. A tres meses de nacer la niña el armario estaba llenito ya que mi madre se pasaba el día haciéndome jerseys, faldones, capotas, patucos…

Unos meses después el señor ese y yo fuimos al polígono de San Sebastián de los Reyes para comprar los muebles de la habitación de la niña ya que alguien nos dijo que había una tienda que se llamaba Gugú-Tata en la que había muchas cosas y que no estaba mal de precio. El señor que vive en mi casa y es el padre de mis hijos todavía se pregunta cómo puede haber una tienda que se llama Gugú-Tata, le daba una vergüenza horrorosa cada vez que lo tenía que decir. Debe ser que le parece mucho mejor lo de Ñucu-Ñucu.

Pues cuando salimos de Gugú-Tata me dice, “mira, ahí hay otra tienda de niños”. Todavía se está arrepintiendo. Entré con la niña en la tripa y todavía no he salido aunque tengo que confesar que nuestras relaciones se han enfriado un poco desde que solo fabrican hasta la talla seis. Bueno, en todo menos en baño.

Fijaros que creo que esta tienda es la que despertó la fiera que llevo dentro en lo que se refiere a moda infantil. Es que la ropa no solo era, sigue siendo, monísima, es que tenían, siguen teniendo, una sección de factory con ropa de temporadas anteriores que era una gozada. Hasta hace dos o tres años el 80% de las veces mis hijos han ido vestidos de Trapitos.

Os cuento otra anécdota para que entendáis hasta que punto se me “va la pinza” en este tema. Una vez nacida María, la primera vez que salí de casa con ella fue a Trapitos. También venía mi madre. No sé muy bien a qué íbamos pero recuerdo que en el perchero en el que estaba la ropa del outlet había un vestido monísimo de liberty azul de la talla cuatro que costaba unas dos mil pesetas (los euros no llevaban ni un mes funcionando). Me pareció tan mono y tan barato que lo compré. Imaginaros, la niña no tenía un mes y el vestido tallaba la cuatro. No voy a reproducir lo que me dijo mi madre y soy incapaz de explicaros la cara que puso Pili, la dueña. Pero yo me llevé mi vestido y mi niña ha estado ideal con él hasta el año pasado. Ahí la tenéis con su vestido el día que cumplió siete años (yo le peiné antes de salir de casa). ¿No fue una buena compra? Pagué dos mil pesetas y lo he utilizado más de tres años. Y no lo vendo en el mercadillo porque para mí es muy especial, me trae muy buenos recuerdos y, sobre todo, me recuerda que estoy como una cabra (para estas cosas que para lo demás soy muy cuerda).

¡Ah! Fui una de las primeras clientas del Trapitos de San Sebastián de los Reyes pues cuando lo descubrí acababan de abrir.

Y ¿qué pasa con los bañadores? Pues que, durante ocho años, no he utilizado otros. Todos los años, más o menos después de navidades, llamo a Pilar y le pregunto ¿cuándo pones los bañadores del factory? Y allá que me voy. Este verano todavía tengo unos por estrenar que compré en febrero del año pasado. Y este año no he comprado porque no encontré talla para los tres.

Yo soy de outlet porque no son nada baratos pero mi amiga Ana, que estuvo hace unos día, me ha dicho que este año algunos modelos están bien de precio. Claro que hay que preguntarse qué significa buen precio para mi amiga Ana.

Por último deciros que en Trapitos podéis encontrar toda la equipación haciendo juego: bañadores, braguitas, boxers, bolsas, toallas, camisetas, faldas, vestidos…

Para ir hechos unos primores.

Podéis encontrar Trapitos en muchas tiendas y, también, en las suyas propias. En su web encontraréis muchas direcciones aunque me temo que no está actualizada.

Buen fin de semana a todas y a Jaime también.

P.D. Ya hablé de Trapitos hace más de un año, cuando solo me leía yo.

17 Comentarios

  • Marta dice:

    Yo también conozco TRAPITOS desde hace muuuuuchos años ( mi madre tenía una tienda en La Coruña y tenía ropa de esta marca cuando solo vendían al por mayor)de esto puede hacer más de 25 años!.¡Que horror parezco del pleistoceno!.Yo a día de hoy sigo usando muchas cosas de trapitos. Mi hija que tiene 3 años ha tenido todo su "ajuar" de cuna, cochecito y baño de allí, y este año los Reyes Magos le han traído una bata guateada de flores rosas que es una monada, y lo mejor de todo es que "es larga como la de mamá".
    Un beso a todas y feliz fin de semana.
    Marta

  • Anonymous dice:

    Me encata tu blog, por favor me puedes decir la fecha del de Ancar? me tengo que planificar!

  • paloma dice:

    ja,ja,ja, de verdad cuanto me río contigo. Buen fin de semana para tí y para "ese señor que vive contigo". besos

  • Victoria Kid's Chocolate dice:

    Yo tambien me rioooooooo un montón… muy buen fin de semana María y ya sabes no pierdas esa fuerza para seguir con la campaña "ANTITABACO"….Besinos

  • cotti-cotti dice:

    Animo María conla campaña anti-tabaco. Los bañadores de trapitos son ideales y muy muy buenos.¿Conoces la firma sevillana "MariCruz"? Es super mona y muy muy completa, con muchas colecciones por año, repite super bien para las tiendas (algo fundamental)y con posibilidad de igualar a papas y mamas con los hij@s.
    Un besazo.

  • Anonymous dice:

    Enhorabuena por el blog!!!! Me tienes enganchada… De verdad te lo digo!
    De Trapitos tengo un montón de cosas, pero no bañadores :-), ya miraré. Conoces la "tienda" que tienen en Mirasierra?
    Me muero con "Ñucu Ñucu", jajaja, es igual que el señor que vive conmigo! El pobre lo intenta, pero no hay manera!
    Un bso enorme y gracias por el blog, ha sido todo un descubrimiento y se lo recomiendo a todas mis amigas!

  • Anonymous dice:

    No pienese que estas loca,yo en el armario de mi niña tengo vestidos hasta de la talla 5 harrys de la talla 3 blusas de piquillo todos los colores talla 5,aprovecho rebajas y la niña tiene 20 meses lo aprovecho todo al maximo,de momento mis padres tienen 5 nietos y solo una nieta asi que todas esas joyas seran para mi nieta jejej un beso

  • Mamen dice:

    ¡Eres muy buena María! Me río un montón con tus entradas y todas las mañanas antes de ir al trabajo (allí ni lo intento), abro tu página para ver la información del día.
    Besos

  • Patricia dice:

    Qué gracioso todo lo que cuentas !! ja,ja,ja. Ellos son así, ja,ja,ja lo sé por experiencia.

    No eres la única que has comprado cosas con tanta antelación, ja,ja,ja. Oye, cuando se encuentran chollos así que te entran por los ojos hay que aprovechar, eso sí, que yo me he quedado con cosas de esas sin estrenar porque luego cuando le vale en vez de invierno es verano, etc, etc pero bueno.

    Un besito y sigue siendo como eres.

  • menudets dice:

    Ja,ja,ja… todavía me estoy riendo con lo que cuentas…. y cuanto me suena. Recuerdo una vez que le dejé preparada la ropa a mi marido para vestir a la niña, una camisita de batista y un vestidito de piqué …vestirla la vistió pero la pobrecita tenía el cuello de la camisita pegado a la barbilla y es que se la había abotonado por delante, como sus camisas.La suerte es que aunque nunca se involucró con el tema de la ropa tampoco puso pegas a nada, ni si quiera con el niño.

  • Anonymous dice:

    No veas como te agradezco lo que nos cuentas, a mi tambien me encanta Trapitos, compraba más antes de cerrar la tienda de Conde Valle Suchil en Madrid porque me quedaba al ladito de casa. Ahora voy de vez en cuando a la tienda que hay al lado del Bernabeu, la de S. Sebastian de los Reyes no la conozco.
    Porfi ¿cuando es el mercadillo de Ancar?
    Sandra Carbajal

  • stylishwayoflife dice:

    Yo también me he reído muchísimo…si te sirve de consuelo en el viaje de novios compré ropa de niño en Estados Unidos…y sobra decirte que ni siquiera estaba embarazada…ja ja ja!
    Trapitos es genial, tienes toda la razón.
    Buen fin de semana!

  • jaime dice:

    Ja, ja, buen fin de semana a ti también, Maríaaaaaa.
    Y ojo con lo que pones de nosotros que te leemos (aunque no lo reconozcamos abiertamente, je je)

  • I love mum! dice:

    No tengo tu mail para escribirte. ¿Has visto el SPECIAL MUMMYDAY?
    Espero que te guste;)

  • ana dice:

    Hace pocos dias que conozco el blog y estoy enganchadisima a él!!
    En cuanto los mellis me dejan un poco de tiempo vengo corriendo para no ponerme al día.
    Un saludo
    Ana

  • Ana dice:

    Por Dios María, si parece que estás contando mi historia! así conocí yo también Trapitos, en San Seb., cuando descubrí Gugu-Tata, el cual he recomendado a mucha gente porque son grandes profesionales con buenos precios. Y desde entonces, Trapitos para todo. Todo el cuarto de mis hijos está con cambiador, maletas, neceser, chichonera, etc de Trapitos, me encanta! y los bañadores igual!!! todo igual!! te suscribo (bueno, en lo de tu señor esposo no, je,je)

    Ana
    http://www.estoyradiante.com

  • Gasteizshopper dice:

    Te aviso que hoy o mañana, sorteo en mi blog se coitas para los peques.

    Un besote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *