LECCA-LECCA, he llegado tarde.

Hay días en los que no puedo dejar de pensar en lo que os voy a contar en la entrada del día siguiente. Estoy todo el rato cavilando: hoy voy a hablar de esta marca; les tengo que contar esto otro que me ha pasado; que gracioso esto que ha hecho el niño, si lo pongo en el blog seguro que se ríen; no me puedo olvidar de esta nueva tienda que he encontrado; la primera frase de de la entrada va a ser ésta y así sin parar. Mi cabeza parece una cafetera, blup, blup, blup… Como será la cosa que he pensado en comprarme una grabadora para que no se me olviden las cosas que se me ocurren cuando no estoy delante del ordenador y que, misteriosamente, se me olvidan cuando me siento frente a él.

Hay otros días, sin embargo, en los que por más que lo intento no se me ocurre nada, nada de nada. Hoy es uno de ellos. Por más que repaso el día… Lo único diferente es que ha venido mi padre a vernos y él y yo nos hemos ido a comer por ahí. Mañana volveré a empezar la operación bikini que este año parece que se está resistiendo.

Y ahora que lo pienso, ¡si hoy ha sido un día muy especial!, ha ocurrido un hecho insolito. Tenía toda mi planificación de la tarde hecha cuando, al llegar al cole, me he dado cuenta de que se me había olvidado por completo que “el Mindundi” tenía un cumple. Una madre caritativa se ha ofrecido a llevarle y traerle. ¡Qué buena gente hay por el mundo!

A las seis María tenía clase de ballet y mi padre se ha ofrecido a llevarla y traerla. No lo he dudado. Ya solo quedamos en casa “el Lumbreras” y yo que decido aprovechar para responder algunos correitos y guardar la ropa planchada. Pero Íñigo que, según él, se ha “lexionado” (él habla así) jugando al futbol me pide el ordenador para buscar “Gormitis Elemental Fusion videos para ordenador”. Soy buena madre y se lo presto y es entonces cuando decido tumbarme un ratito en el sofá, sin ordenador, sin cestos, sin fulares, solo un libro, los cojines y yo. A los cinco minutos más o menos me quedo profundamente dormida, algo totalmente anormal en mi rutina pero muy comprensible si tenemos en cuenta que llevo dos días seguidos acostándome a las cuatro. ¡Qué gozada!, ha sido un momento mágico.

Y en cuanto a los bañadores pues una buena noticia y otra mala. ¿Recordáis que la semana pasada os conté que siempre he querido unos en Toile de Jouy? Pues ya los he encontrado. Preciosísimos y hay hasta la talla 12. El problema, que las tallas que necesito se han agotado.

Los he encontrado en Lecca-Lecca, por fin han subido a la web la temporada de verano y, además, la han actualizado introduciendo algún cambio con respecto a la forma de compra. Resumiendo, ropa bonita, estos bañadores y más y buen precio.

¿Os dáis cuenta de como mi vida está llena de luces y sombras?

3 Comentarios

  • DOÑA LIBÉLULA dice:

    Hola María! Supongo que ya los habrás visto pero por si acaso…. en Teresa & Leticia tienen unos bañadores en toile en granate lavado ideales.

  • marta dice:

    Hola María!! Estoy entusiasmada con el descubrimiento de hoy de tu blog, me encanta, ahora estoy de reposo en cama por mi tercer embarazo y no te imaginas lo bien que me van todas estas tiendas online, para comprar la ropa de los otros peques. Gracias!
    Por cierto, has mirado la colección de bañadores de Lucca Bynn?, son de Barcelona (como yo) y monisimos, aunque su web no se actualiza desde hace tiempo, en alguna tienda se pueden encontrar.
    Besitos,
    Marta

  • El taller de Curra dice:

    Me encanta el toile de jouy..!! me voy a ver la página a ver si encuentro algo para mi hijo pequeño..!! qu pena no tener una niña pequeña para poder ponerle los de niña que son una monada.!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *